Inicio Blog Página 3

¿Cuántos kilómetros viaja la fruta?

0

Los alimentos que comemos están muy viajados. Muchas veces, en exceso. El pasado verano, la periodista Margarita Lázaro calculó para la revista Ballena Blanca los kilómetros que había recorrido la fruta vendida en siete populares cadenas de supermercados de Madrid. Las cifras variaban de un establecimiento a otro pero tenían en común no bajar de una media de 2.500 kilómetros, una distancia mayor que la separaba Madrid de Berlín ¿Cuántos kilómetros viaja la fruta?

2.824, 3.975, 4.554. A simple vista se trata solo de números y, en un mundo donde nos hemos acostumbrado a informaciones cifradas en miles de millones de lo que sea, hasta parece poco. Sin embargo, no lo es. En absoluto. Esas tres cifras corresponden al trayecto cubierto por las frutas que comimos el pasado verano muchos madrileños en habituales súper de la capital. Datos que sirvieron de base para esta infografía publicada en el número dos de la revista sobre medioambiente Ballena Blanca.

diana-alimentos
La fruta más viajera. Infografía del número 2 de la revista sobre Medioambiente y Economía Ballena Blanca.

 

La información no solo deja claro que nuestra fruta viaja en exceso, cargando en su mochila emisiones de C02 y gasto energético, sino que su origen varía mucho de una cadena de alimentación a otra. Estos viajes, además, obligan a la fruta a adaptarse al trayecto: en muchas ocasiones, se recoge antes de tiempo y precisa de procesos post-cosecha para llegar presentables (o, al menos, según el estándar del supermercado) a nuestras cestas de la compra.

Según un estudio elaborado por Amigos de la Tierra, la fruta es uno de los alimentos más viajeros, junto a los cereales, piensos, pescados y el café. Estableciendo una media del conjunto, la ONG estima que consumimos alimentos que viajan unos 5.000 kilómetros, algo menos que el trayecto entre Nueva York y Madrid.

Muchos vienen desde Europa, norte de África y especialmente América. La importación es mayoritaria incluso en algunos alimentos populares en nuestra dieta y, hasta hace poco, habituales en la huerta. Es el caso, por ejemplo, de los garbanzos. Se importa en torno al 80% de su consumo total desde países como México mientras aquí pierde hectáreas de cultivo.

Ballena Blanca es una revista sobre medio ambiente innovadora, ácida y fresca. Combina reportajes en profundidad desde diferentes partes del mundo, con curiosas infografías donde trata la información ambiental de forma amena y con un enfoque diferente al habitual. Es también el proyecto de tres experimentados periodistas freelance, que escriben desde hace años sobre el medio ambiente, la economía, la ciencia, la gente… Son Sara Acosta, Alex Fernández Muerza y Clemente Álvarez y su proyecto, con homenaje a Melville y al capitán Ahab incluidos, es una revista trimestral de 80 páginas llenas de periodismo crítico y de calidad que mezcla medio ambiente, economía e historias que pongan en duda la ausencia de alternativas al modelo actual. Ahora, con La buena vida, puedes suscribirte por un año a Ballena Blanca por 18 euros (precio final). Recibirás en casa los próximos tres números. El primero de ellos, recién salido de la imprenta, llegará en los próximos días. Además, Ballena Blanca obsequia a los suscriptores de La buena vida con un ejemplar de su último número de 2014, que te enviarán junto a la primera revista de 2015. Toda la información, en este enlace.

 

 

 

 

 

 

 

Ocho alimentos para mantener nuestro cerebro sano

1

Existen infinidad de estudios que relacionan la alimentación con una mejor (o peor) salud de nuestro cerebro. Casi tantos como alimentos recomendados para garantizar su buen funcionamiento. Por supuesto, en la lista aparecen los clásicos rabitos de pasas pero hay investigaciones que, incluso, relacionan las bebidas carbonatadas con la agilidad mental. Repasamos ocho alimentos para mantener nuestro cerebro sano.

  1. Cereales integrales

Para concentrarse, el cerebro necesita energía. Y la obtiene a través de la glucosa que fluye en nuestra sangre. Hay muchas maneras de obtenerla –incluso, a través de las bebidas carbonatadas- pero hay opciones más saludables que otras. Una de las más recomendables es pasarse a los cereales integrales, en la forma que quieras. Liberan la glucosa lentamente, lo que se traduce en combustible para el cerebro durante todo el día.

bread-682618_640

  1. Pescado azul

Es otro de los clásicos de las listas de alimentos saludables y, al parecer, también lo es para mantener en forma el cerebro. Pescados como el salmón, las sardinas o la caballa aportan ácidos Omega-3 fáciles de absorber por el organismo y que, según diversas investigaciones, parecen mejorar las conexiones entre las neuronas, la sinapsis.

fish-406564_640

  1. Zanahorias

Otras que no podían faltar. Por ser una auténtica mina de beta-caroteno, diversos estudios apuntan que contribuye a mejorar la memoria a largo plazo.

carrots-673184_640

  1. Zinc

Este nutriente también parece ser estupendo para discurrir bien y mejorar la memoria ¿Dónde encontrarlo? Por ejemplo en un puñado de pipas de calabaza, en las espinacas, los champiñones o el cacao. Será por variedad.

  1. Tomate

El licopeno, un antioxidante presente en el tomate, está popularizándose a niveles similares al de estrellas como el beta-caroteno. Razones, al parecer, no faltan y, entre ellas, su acción beneficiosa en nuestros cerebros. Algunas investigaciones apuntan que protege frente a determinados daños celulares relacionados con demencias.

tomatoes-73913_640

  1. Salvia

Suele aparecer también en las listas de alimentos buenos para la memoria. Sea cierto o no, siempre es buen momento para animar a comer este vegetal fresco.

sage-281040_640

  1. Brócoli

Fuente de vitamina K, es estupendo para activar la maquinaria cerebral.

broccoli-498600_1280

  1. Nueces

No podían faltar. Tienen vitamina E, que previene el declive cognitivo. Los vegetales de hoja verde, los espárragos y aceitunas también pueden ser de ayuda.

hazelnuts-264824_1280

 

 

¿Tienes jet lag social?

0
Ilustración de Geralt/ Pixabay

Para tener jet lag no siempre es necesario volar hasta el otro lado del charco y adaptar el cuerpo a una diferencia horaria de siete horas. Basta con ir de casa al trabajo y viceversa. Y es que, en muchas ocasiones, los horarios laborales no empastan con nuestro propio ritmo. Este divorcio de ritmos acaba generando una sensación de cansancio que se arrastra durante todo el día -especialmente los lunes- y que algunos expertos han bautizado como jet lag social. Una reciente investigación ofrece claves para prevenirlo.

Estar de lunes“. Dícese de la sensación de agotamiento físico y mental, acompañado de cierta melancolía, que arrastre quien lo padece durante toda la jornada ¿Te suena la definición? Quien más quien menos ha sufrido alguna vez esta suerte de síndrome, tan parecido a un jet lag pero hay trabajadores que lo padecen de manera acusada, especialmente si trabajan por la noche o en turnos rotatorios.

A los horarios laborales, a veces poco naturales, hay que añadir una segunda condición: el cronotipo de las personas. Hay gente madrugadora y hay personas que prefieren la noche y hacerse los remolones en la cama.

Si horario y cronotipo no concuerdan, surgen los problemas: falta de sueño, cansancio y, según algunos estudios, hábitos poco saludables como el abuso del café, el alcohol o el tabaco, obesidad por comer mal y a deshoras…

Los investigadores llevan tiempo sugiriendo que pequeños cambios en los horarios laborales pueden corregir este desajuste pero ahora una investigación publicada en el último número de la revista Current Biology lo ha refrendado sobre el terreno. En concreto, estudiando al personal de una fábrica de acero que trabaja por relevos.

Un horario laboral flexible puede mejorar el estado de ánimo

El equipo dividió a la plantilla según sus hábitos: los madrugadores, los noctámbulos y los que vivían en un cómodo término medio. Realizando pequeños cambios en sus respectivos horarios, comprobaron que los trabajadores no solo reducían su jet lag social, sino que aseguraban dormir mejor y tener menos estrés. Al dormir mejor durante los días laborables, no necesitaban recuperar horas de sueño durante el fin de semana o las jornadas libres. Así, como aseguran los autores, el cambio de horarios es “doble ganador”.

Los resultados también sugieren que un horario laboral flexible es tan conveniente que puede impactar de forma positiva en nuestro estado de ánimo y, a la larga, en nuestra salud. De hecho, los investigadores están inmersos ahora mismo inmerso en nuevos trabajos para aportar más evidencias sobre este asunto. Con sus conclusiones, esperan poder contribuir a que se produzcan cambios en la cultura de trabajo que posibilite a los trabajadores tener más libertad de elección sobre sus tiempos laborales.

Al menos, podremos ahorrarnos las prisas.

stress
Típica imagen matutina ilustrada por Geralt

 

 

 

 

 

¿Las vitaminas del zumo de naranja se van?

0
ZUMO NARANJA

Puede llegar a resultar frustrante. Después de haber exprimido con esmero un par de naranjas para disfrutar de un buen zumo en el desayuno, una voz en tu interior -probablemente en la forma de un padre o una abuela- te apremia a beberte el vaso lo antes posible porque, de lo contrario, el jugo perderá todas sus propiedades ¿Está en lo cierto? ¿Las vitaminas del zumo de naranja se van? No. Puedes mandar a paseo a la voz.

Así de tajante es la Revista Española de Nutrición y Dietética: “Existe la falsa creencia de que la vitamina C del zumo de naranja casero es poco estable, cuando solo condiciones extremas (ejemplo: calentarlo a 120 ºC) disminuyen de forma considerable dicha vitamina, que se conserva perfectamente en el zumo hasta 12 horas después, aunque el sabor puede volverse más amargo”.

¿Es mejor tomar una naranja o un zumo? Parece que hay empate

Desmontado el primer mito, resolvamos otro ¿Es mejor tomar una naranja o el zumo? Un reciente artículo publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry habla de empate. Dejando a un lado el azúcar que se incorpore al zumo, la investigación admite que el jugo de naranja reduce los niveles de vitamina C y carotenoides pero, al tiempo, incrementa la bioaccesibilidad de los que se quedan. Es otras palabras: puede que el zumo tenga menos nutrientes pero se asimilan mejor por el organismo.

naranja

Hoy, martes 24, es el último día de nuestra compra colectiva de las últimas naranjas de la temporada de la huerta valenciana de los Valero.  Son de la variedad lanelate, de carne firme y fibrosa, y con el mismo dulzor y zumo de otras naranjas más conocidas como las navelinas y las navel. Los Valero, que ya van por su cuarta generación, nos ofrecen 10 kilos de naranjas al precio de 18 euros, con el envío incluido. Es el precio final, sin sorpresas. Las recibirás en casa a las 48 horas de realizar el pedido, directas desde el árbol y sin tratamiento post-cosecha. Puedes encargarlas hasta la media noche de hoy. Haz tu pedido, aquí.

No laves tus vaqueros

0
vaqueros jeans

Los vaqueros, mejor cuanto más lejos de la lavadora. Prolongas la vida de la prenda y, además, reduces el consumo de agua. Muchos fabricantes lo tienen tan claro que hasta predican con el ejemplo. No laves tus vaqueros (hasta que realmente lo necesites).

La producción de un vaquero puede llegar a consumir hasta 9.900 litros (aunque depende mucho del fabricante), lo que equivale a regar el jardín durante nueve horas de manera ininterrumpida. Se requiere agua para cultivar el algodón -que supone cerca de un 70%-, para coser el pantalón, teñirlo y, una vez en tus manos, para lavarlo cuando sea necesario.

Las cosas están cambiando en la industria y algunos fabricantes se esmeran por escoger algodones orgánicos, tratan de producir localmente y reducen el consumo de agua. Hay quien calcula que (solo) gasta unos 2.500 litros por par de pantalones.

El cambio de discurso también se nota en el lado del consumidor. Antes, no era difícil encontrar marcas explicando que la mayor parte del agua que consumen los vaqueros sale de nuestras lavadoras pero, en la actualidad, el argumento parece haber caído en el olvido. De hecho, el informe de una conocidísima marca reduce esta aportación al 23% de todo el agua consumida por un vaquero a lo largo de su ciclo de vida.

Este mismo informe explica que reducir los viajes del vaquero al cesto de la ropa sucia tiene un impacto directo en nuestro entorno. Si antes lavabas los vaqueros tras haberlos usado dos o tres veces, prueba a esperar más. Por ejemplo, hasta diez veces. El consumo energético, la contribución al cambio climático y el gasto de agua se recortarán hasta en un 80%. Ahí es nada.

vaqueros jeans

 

¿Realmente están sucios?

Dicen que los expertos  que, si optas por un par de vaqueros originales (los que no vienen lavados), debes esperar unos cuantos meses -y esto quiere decir hasta seis meses- para lavarlos. Al parecer, los vaqueros realmente se adaptan a la forma de tu cuerpo y lavarlos pone obstáculos a este proceso.
Si prefieres los vaqueros lavados, los que no tienen ese característico color azul índigo, puedes acudir a la lavadora antes pero, por regla general, se aconseja espaciar los lavados y solo recurrir a ellos cuando hay manchas imposibles de quitar con un paño húmedo o cuando el olor no se va ni colgándolos en el tendedero un tiempo.
Se aconseja lavar los vaqueros en frío, vueltos del revés y en un programa delicado o a mano. Te durarán más. Y, si te es posible, evita la secadora: gasta más energía y acorta la vida de la prenda.

 

 

 

Súbete a Ballena Blanca

0
En un momento en el que el medio ambiente parece que no es ninguna prioridad; justo cuando el periodismo (y, especialmente, la profesión periodística) se hunde bajo una montaña de infraempleo y partidismo; y en medio de un panorama que pinta un futuro más gris que nunca surgió una Ballena Blanca

Con este nombre que recuerda a Melville y al capitán Ahab, tres periodistas con años de experiencia a sus espaldas y, sobre todo, muchas ganas de cambiar las cosas han iniciado la aventura de crear una nueva revista80 páginas de periodismo crítico y de calidad que mezcla medio ambiente, economía e historias que pongan en duda la ausencia de alternativas al modelo actual.

Ellos son Sara AcostaAlex Fernández Muerza y Clemente Álvarez, tres periodistas, tres de esos que llaman freelance, acostumbrados desde hace años a seguir historias relacionadas con el medio ambiente, pero también con la economía, la ciencia, la gente… En La buena vida les seguimos la pista desde hace ya tiempo y sabemos de lo que son capaces.  Ballena Blanca es la publicación ambiental más innovadora, ácida y fresca del panorama actual. Combina reportajes en profundidad desde diferentes partes del mundo, con curiosas infografías donde trata la información ambiental de forma amena y con un enfoque diferente al habitual.

Nos sorprendieron hace justo un año con un número en el que, entre otros reportajes, explicaban el “lío eléctrico” al mismísimo Homer Simpson, encontraban ropa 100% “made in Spain” (algo que no es tan fácil como uno piensa), contaban una bonita historia de colmenas entre rascacielos o respondían a dos (importantes) preguntas:  cómo sacarle datos al contador o cómo vivir más por menos.

homer-revista1

Seis meses después, aparecía el segundo número y nuestras sospechas quedaron probadas. Ballena Blanca merece la pena y mucho. En él, mostraban lo que se juegan en sus cuentas por el medio ambiente gigantes como Kellogg’s o Coca-Cola, visitaron un minúsculo pueblo de Cantabria con 255 sentencias de derribo y desenterraron residuos de un vertedero para hablar de economía circular.  Además, calcularon cuánto tiempo pierde un viajero en el metro de  Madrid

“Nos hemos juntado para botar una pequeña embarcación con la que explorar los nuevos mares de la comunicación, servir de apoyo al trabajo de calidad de otros como nosotros y poner en evidencia aquellos intereses que perjudican a la mayoría”, señalan Sara, Alex y Clemente.

“Llamadnos locos, pero hay que intentarlo. En realidad, tenemos más de capitán Ahab que de ballena. Nuestra obsesión es poder hacer un periodismo de calidad y honesto”, añaden.

Un año por delante

Ballena Blanca cumple un año y lo celebra con su tercer número. Será el primero de los tres que publicarán en 2015. En La buena vida somos socios suscriptores desde el principio y nos gustaría animarte a subir a esta Ballena Blanca. Si te suscribes por un año a la revista (son 18€, con gastos de envío incluidos), recibiréis los tres números de 2015 y, como agradecimiento, el número dos, publicado en noviembre. Puedes hacerlo en este enlace.

 

¿Qué podéis encontrar en el próximo número? Los propios balleneros nos lo explican:

“¿Sabes qué diputados conducen los coches más contaminantes? ¿Cuáles son los que cuentan con más acciones de Iberdrola, Endesa o Repsol? ¿Y quién de entre sus señorías tiene una mayor huella por sus viajes en avión? En el nº3 que acabamos de lanzar, la Ballena Blanca ha puesto etiqueta energética a los diputados, como si fueran neveras”.

En este nuevo número, la Ballena  ha viajado también a Grecia para indagar en el catálogo de espacios naturales en venta para saldar la deuda pública y entrevistar al máximo responsable de medio ambiente del Gobierno de Syriza. También ha querido comprobar cómo afecta la bajada del precio del petróleo a los nuevos ricos del fracking en ‘Cowboyistán’ o contar la historia del empresario que quiere salvar el visón europeo ¿Quieres saber más?

 

Ballena Blanca: La guerrilla del arréglalo tú mismo

1
Ballena blanca, móviles, teléfonos, guerrilla, DIY

Este artículo fue publicado en el segundo número de la revista de medio ambiente Ballena Blanca. ¿Te gustaría recibirla en casa?

Por Belén Kayser.  

“Lo siento, no se puede reparar”. Para combatir este virus del siglo XXI, pequeños talleres de Berlín enseñan a arreglar aparatos rotos. Un 20% de los ‘repair café’ del mundo está en Alemania.

Como si se tratase del cuartel general de unos servicios secretos de película, el repair café de Tempelhof se camufla entre hiedras y árboles. Un grupo de vecinos intenta salvar un viejo radiocasete que hasta hoy ha guardado polvo en un viejo sótano, de esos que en Berlín fueron refugio de la Segunda Guerra Mundial. Tres jóvenes estudiantes de ingeniería les ayudan. Entre café, zumo y trozos de tarta, los dueños de un radio despertador, un reloj y un reproductor de DVD esperan su turno leyendo manuales de instrucciones y colocando con esmero sus herramientas sobre la mesa de trabajo. De los 400 repair cafés que hay en el mundo, el 20% está en Alemania. Estos talleres son parte del movimiento Murks? Nein, Danke! (¿Chapuza?, ¡no gracias!), una batalla contra la obsolescencia programada que nació hace dos años de la mano de un consultor, Stefan Schridde (Oldenburg, 53 años), y cuya red social de consumidores inconformistas va creciendo por los cinco continentes gracias al empuje de Internet. “¿Nunca te has planteado por qué no puedes abrir tu teléfono para quitarle la batería?”, exclama Schridde con gesto indignado desde su despacho. “Es porque no interesa que puedas arreglarlo”.

El movimiento Murks surgió para encontrar víctimas de la obsolescen cia programada y formar un ejército de resistencia y acción contra ella. “Los alemanes somos una sociedad matemática, científica y las cosas deben funcionar, es a lo que estamos acostumbrados”. Como cuenta en su libro también titulado Murks? Nein, Danke!, no soporta que con la etiqueta ‘Made in Germany’, sinónimo de calidad y durabilidad, se vendan productos fabricados para romperse. “Tenemos obsesión por que todo tenga garantías. Aquí todo lo que se produce lleva una etiqueta de calidad”. Según especifica, el problema viene porque las marcas trabajan para conseguir ese primer sello y luego reducen la calidad. “El primer lote de un producto es bueno y resistente y cuando logra la certificación, entonces baja el nivel de exigencia y se le pone fecha de caducidad”.

Ballena blanca, móviles, teléfonos, guerrilla, DIY

“La calidad es un derecho social”, se queja Schridde, “tenemos derecho a saber cómo está fabricado el aparato que compramos”. Como lo consideran “un tema amoral que afecta al sistema alemán”, la plataforma busca institucionalizarse y conseguir el apoyo del Gobierno. “Queremos sentirnos orgullosos de nuestro país”, demanda el coordinador de la plataforma, “exigimos alargar de dos a cinco años la garantía de los productos”.

La asociación espera tener el respaldo económico de “autoridades, instituciones, municipios y empresas” de todo el mundo. Mientras tanto, estos guerrilleros siguen con su particular lucha contra la obsolescencia. La página web de Murks (murks-nein-danke.de) está en varios idiomas y el libro se va a traducir al inglés y al español.

En talleres como el de Tempelhof, una vez al mes, Celina Schmidt y el ingeniero de sistemas Oliver Hildendorf, coordinan la reparación de los aparatos electrónicos que sus vecinos daban por muertos. El movimiento de los repair cafés, pequeños talleres de vecinos que se juntan para arreglar sus máquinas rotas, empezó el 18 de octubre de 2009 en Ámsterdam. Los alemanes, amantes de las asociaciones, la ingeniería y las cartas de reclamaciones, apadrinaron el concepto rápidamente. Bar de reparación, café de los artesanos, taller de los aficionados…Colonia fue la primera ciudad alemana en ponerlo en marcha en la primavera de 2012. A día de hoy, hay más de 80 repartidos por todo el país.

El joven Hildendorf se unió al proyecto preocupado “por el futuro de nuestro sistema económico”. A él le apasiona el movimiento porque, “además de conocer gente de tu región con la que compartes mucho y a la que puedes ayudar, se evita el derroche de recursos naturales y es útil para el individuo, que ahorra dinero”. Al final del día, el equipo de Oliver y Celina habrá conseguido reparar uno de cada dos aparatos. A veces hay más éxito, pero no siempre es fácil ganar la batalla a las grandes compañías. Para Hildendorf, el proyecto Murks es bueno porque quiere ser “pragmático, no romántico”. “Nos paramos delante del problema, analizamos su origen e intentamos desentrañar cómo se ha construido. Desde ahí, intentamos repararlo o aprender de ello”. Este alemán tampoco considera que el movimiento “vaya a sacar de la crisis a ningún país”. Pero “una sólida red social ayuda a la propagación de la idea”.

Ballena blanca, móviles, teléfonos, guerrilla, DIY

Lo llaman virus. El virus del “lo siento, no se puede reparar”. Su vacuna es “el buen servicio técnico”. El diagnóstico que hace el libro de Schridde de los productos enfermos es un “catálogo de chapuzas” que persigue “hacer reflexionar a la industria”. Tanto es así que el autor planea crear el Premio Murks para todas las empresas que, después de verse señaladas, recapaciten y mejoren sus productos. La asociación no teme denuncias ni represalias de las gran- des compañías. “Lo que hacemos es una enorme reclamación”, cuenta, “en Alemania estamos siempre haciendo presión en ese sentido, nos quejamos todo el rato por carta”. De hecho, en el libro, además de repasar casos de consumidores desde la primera queja a la resolución del problema, el autor enseña cuáles son las mejores formas de protestar por carta y cómo actuar en cada uno de los casos.

Ballena blanca, móviles, teléfonos, guerrilla, DIY

En su despacho, Schridde alcanza con la mano derecha uno de los muchos objetos que le rodean y explica: “esta pieza es de un lavavajillas. ¿Qué dirías que pasa cuando se te rompe?”, pregunta indignado. “Lo primero, claro, es que lo llevarías al servicio técnico más cercano. ¿Y sabes qué te van a decir? Que la pieza está rota y que por eso tienen que cambiarla. Entonces, te dan un precio, y te das cuenta de que merece más la pena tirar ese electrodoméstico y comprar otro. Esa pieza le costó al productor tres euros”. Este mismo ejemplo se repite con otras “chapuzas” como lavadoras, cepillos de dientes eléctricos, maquinillas de afeitar y cafeteras. “Tostadoras y cafeteras jamás fueron diseñadas para ser prácticas, sino bonitas, un objeto de decoración para las cocinas”, cuenta el alemán.

Más de mil productos están registrados en un catálogo que Schridde empezó a elaborar hace dos años. El volumen se va completando con las experiencias de descontentos que explican con todo lujo de detalles sus historias en Internet o en Facebook. “Muchos de ellos son ingenieros o técnicos que han intentado arreglar esos mismos aparatos. A veces tienen éxito, otras no, pero en muchos casos nos cuentan qué pieza activará la obsolescencia programada”. “Hay que actuar, y eso hacemos, de nada sirve mirar las montañas de basura en Ghana”, recuerda en alusión al documental Comprar, tirar, comprar. Esta coproducción europea dirigida por Cossima Dannoritzer cambió a Schridde, que planeó, casi al acabar los títulos de crédito, una ofensiva para luchar contra la industria que “nos obliga” a tirar y comprar.

Ballena blanca, móviles, teléfonos, guerrilla, DIY

 

Basura creativa

De los contenedores de reciclaje el equipo Murks saca ideas para trabajar con niños. En Berlín, al menos un fin de semana al mes hay una convocatoria para que padres e hijos construyan robots con piezas de aparatos rotos. En la última cita, el segundo fin de semana del mes de septiembre, el ‘terminator-cámara’ se convirtió en la estrella de la jornada. “Ellos disfrutan muchísimo, porque no están acostumbrados a ver cosas que se arreglan y para ellos todo es un juego. Su creatividad nos da mucha energía para seguir adelante con Murks”. Desde primavera, el proyecto recorre Alemania en forma de showroom. Esas exposiciones, con coloquios y talleres temporales e itinerantes, son la antesala del ya proyectado Murkseum, en el que la asociación cuenta con la ayuda de la escuela superior de Economía y Técnica de Berlín. En este proyecto, el equipo desvela las triquiñuelas que hacen que los electrodomésticos se rompan sin previo aviso.

Guías para combatir la obsolescencia programada

Repair Café‘ (repaircafe.org).

Existen 400 en el mundo en los que se pueden arreglar cosas.

Anstiftung (anstiftung-ertomis.de).

Es la coordinadora en Alemania de los repair cafés, tiene un buscador de cafés y centros de jardinería urbana donde también se reparan herramientas. La web tiene traducción al inglés.

Ifixit (ifixit.com).

Es una web gratuita donde se pueden reparar desde ordenadores a móviles iPhone por medio de sus tutoria- les. Los repair cafés de Alemania la usan como guía, sobre todo para reparar productos Apple.

MeinMacher (mein-macher.de).

Unas páginas amarillas donde se puede encontrar cualquier servicio de reparación del pro- ducto que se elija. Permite buscar por código postal, pero está en alemán.

Verbund Offener Werkstätten (offene-werkstaetten.de).

Completísimo portal con las redes de proyectos, banco de tiempo y cafés de reparación. Interesante si se vive en Alemania o si se sabe alemán (la página no está traducida).

Akkutauschen (akkutauschen.de).

Ayuda para todo aquel que quiera saber cómo reemplazar sus baterías sin tener problemas con el espía de la obsolescencia. La web está en inglés, francés y alemán.

Garanbo (garanbo.de).

A modo de curiosidad, es una página alemana para descargar las garantías y organizarlas. También te ayuda a encontrar vacíos legales en la venta de los productos y su caducidad.

—-

 

Ballena Blanca es una revista sobre medio ambiente innovadora, ácida y fresca. Combina reportajes en profundidad desde diferentes partes del mundo, con curiosas infografías donde trata la información ambiental de forma amena y con un enfoque diferente al habitual. Es también el proyecto de tres experimentados periodistas freelance, que escriben desde hace años sobre el medio ambiente, la economía, la ciencia, la gente… Son Sara Acosta, Alex Fernández Muerza y Clemente Álvarez y su proyecto, con homenaje a Melville y al capitán Ahab incluidos, es una revista trimestral de 80 páginas llenas de periodismo crítico y de calidad que mezcla medio ambiente, economía e historias que pongan en duda la ausencia de alternativas al modelo actual. Ahora, con La buena vida, puedes suscribirte por un año a Ballena Blanca por 18 euros (precio final). Recibirás en casa los próximos tres números. El primero de ellos, recién salido de la imprenta, llegará en los próximos días. Además, Ballena Blanca obsequia a los suscriptores de La buena vida con un ejemplar de su último número de 2014, que te enviarán junto a la primera revista de 2015. Toda la información, en este enlace.

 

Ballena Blanca: Plano del tiempo que pierdes en el Metro de Madrid

0
Panorámica del Metro de Madrid, por Benjamín Núñez González (CC)
Panorámica del Metro de Madrid, por Benjamín Núñez González (CC)

Este artículo fue publicado en el segundo número de la revista sobre medio ambiente Ballena Blanca ¿Te gustaría recibirla en casa?

Plano del tiempo que vas a perder en el metro de Madrid

Por Sara Acosta

Hemos cambiado los colores del Metro de Madrid. Las nuevas tonalidades varían en función del tiempo medio de espera entre tren y tren. Este ha subido en casi todas las líneas de 2010 a 2014. En la línea 6 (andén 2), una de las que tienen más viajeros, hay que esperar hoy una media de 6′ 33”; un minuto más que en 2010. Esto es la media diaria, pero en algunas horas se superan los 16 minutos. Las viñetas azules son una selección de las continuas quejas de viajeros sufridores del metro en Twitter.

 

PLANO DEL TIEMPO EN METRO  MADRID BALLENA BLANCA

 

 

Ballena Blanca es una revista sobre medio ambiente innovadora, ácida y fresca. Combina reportajes en profundidad desde diferentes partes del mundo, con curiosas infografías donde trata la información ambiental de forma amena y con un enfoque diferente al habitual. Es también el proyecto de tres experimentados periodistas freelance, que escriben desde hace años sobre el medio ambiente, la economía, la ciencia, la gente… Son Sara Acosta, Alex Fernández Muerza y Clemente Álvarez y su proyecto, con homenaje a Melville y al capitán Ahab incluidos, es una revista trimestral de 80 páginas llenas de periodismo crítico y de calidad que mezcla medio ambiente, economía e historias que pongan en duda la ausencia de alternativas al modelo actual. Ahora, con La buena vida, puedes suscribirte por un año a Ballena Blanca por 18 euros (precio final). Recibirás en casa los próximos tres números. El primero de ellos, recién salido de la imprenta, llegará en los próximos días. Además, Ballena Blanca obsequia a los suscriptores de La buena vida con un ejemplar de su último número de 2014, que te enviarán junto a la primera revista de 2015. Toda la información, en este enlace.

7 productos cotidianos que dañan el medioambiente

1
bolsita de té

Hay productos que son como de la familia pero incluso en las mejores familias  hay cosas que pueden (y deben) mejorar. Artículos tan habituales como el café o el jabón pueden resultan contaminantes o perjudiciales para nuestro entorno. Esta es una lista de siete productos cotidianos que dañan el medioambiente.

1. Café

El café es el segundo producto más comercializado del mundo, detrás del petróleo crudo, pero solo un pequeño porcentaje llega a la taza (ni siquiera llega al 0,5%). En el camino, se generan ingentes cantidades de residuos que, en ocasiones, adquieren formas difíciles de reciclar como ocurre con algunas de las cápsulas que se han popularizado en los últimos años. Al parecer, el consumo de este sistema cafetero en 2014 da para rodear La Tierra hasta diez veces. Por eso iniciativas como ésta, Kill de The K-Cup (Mata a la cápsula) nos invita a reflexionar sobre el tema y a buscar aquellas que sean reciclables.

2. Jabón

Múltiples productos de higiene, y especialmente los jabones antibacterianos, incluyen triclosan, un compuesto químico que puede acabar en el agua y que, según algunos estudios, tiene impactos negativos en la salud de los peces y también en la nuestra.

3. Té

La mayor parte del té que bebemos viene en bolsitas. Solo en Reino Unido se calcula que se consumen 55.00o millones al año, lo que se traduce en más de 350.000 toneladas de residuos que acaban cada año en los vertederos. Muchas de estas bolsitas están hechas de papel y, por tanto, son biodegradables pero en ocasiones se incluyen plásticos para hacerlas más resistentes al calor o más presentables, lo cual les convierte en un residuo potencialmente dañino.

4. Agua embotellada

Para fabricar una botella de agua se necesita agua corriente. En concreto, una cantidad que llenaría tres botellas exactamente iguales que la que se está creando. También se requiere petróleo. Mucho: en torno a 17 millones de barriles se emplean anualmente para este fin.

El material habitual de las botellas de agua es el plástico PET, que puede reciclarse hasta para crear ropa, pero lamentablemente muchas de estas botellas acaban en los vertederos por mala gestión de los residuos o, simplemente, porque no nos apetecía pasarnos por el contenedor de envases.

5. Cuchillas desechables

Solo en Estados Unidos, se desechan 2.000 millones de cuchillas de afeitado a pesar de que las hojas de acero se pueden reciclar. Con todo, su coste ambiental viene incorporado de origen, ya que es preciso metal y agua en su fabricación.

cuchilla de afeitar

6. Vasos de papel 

Cada mañana y gracias a las carreras con café en la mano, tiramos a la basura millones de vasos de papel cuya fabricación consume bosques y agua. Además, muchos de ellos incluyen polietileno, que no es biodegradable, para aguantar mejor el calor.

7. Palillos de madera

Solo en China, cada año se producen 80.000 millones de palillos chinos desechables según la agencia oficial Xingua. Para fabricarlos, se estima que son necesarios 20 millones de árboles al año, una demanda que ha encendido las alarmas ante el riesgo de deforestación en el país.

Legumbres con arroz ¿combinación perfecta?

2
legumbres y arroz

No es difícil encontrar menús del día que incluyan un plato de legumbre con arroz. La sabiduría popular ha  juntado durante siglos cereales, frutos secos y legumbres pero ¿era una decisión consciente? Las mezclas de estos tres ingredientes procura al organismo los aminoácidos esenciales en una sola ingesta. Las legumbres con arroz son una combinación perfecta, pero si no te gusta no es problema: tu cuerpo es capaz de exprimir lo mejor de cada alimento por separado.

Es una combinación que conocen bien quienes siguen dietas vegetarianas o veganas, y seguramente no faltaba entre las recetas de tu familia ni en el comedor del colegio. Es aún más popular en países donde la carne o el pescado no están tan presentes en la dieta, como es el caso de los frijoles con arroz típicos de varios países latinoamericanos y el cuscús con garbanzos o el humus tan habitual en el norte de África.

¿Tiene explicación científica? Sí y no. Empecemos por el sí. La carne o el pescado son conocidos por aportar a nuestro organismo proteínas. En realidad, los vegetales, frutos secos y cereales también nos aportan este nutriente pero sus proteínas se consideran “incompletas” ¿Por qué? Las proteínas de nuestro organismo, claves por ejemplo para regular procesos del metabolismo, se forman a partir de 20 tipos diferentes de aminoácidos. Generamos por nosotros mismos 11 de ellos y los nueve restantes los adquirimos a través de la alimentación. Estos nueve componentes – los nueve aminoácidos esenciales-, se encuentran sin problemas en las proteínas animales. Las vegetales no contienen todos y, si lo hacen, es en cantidades pequeñas. Sin embargo, si aciertas en la combinación de unos y otros, accedes a ellos de una sola tacada. Eso es lo que ocurre en el caso de legumbres, pobres en cisteína y metionina, y el arroz, que tiene déficit de lisina e isoleucina. Juntos, ambos alimentos complementan sus carencias.

Pero ¿hay que hacerlo siempre así? No. El cuerpo reserva los alimentos que captura de los diferentes alimentos y de los desechos de las células. Así, cuando consumimos una proteína incompleta, tira de la reserva para completar la cadena de aminoácidos.

De hecho, la mayoría de los nutricionistas consideran que una dieta vegana variada aporta sin problemas todos los aminoácidos esenciales sin obsesionarse con las combinaciones; y, si has decidido comer menos carne,  puedes echar un poquito de arroz a la cazuela a tu elección. En eso, manda tu gusto y tu apetito.

Fruta ¿antes o después de las comidas?

0
Mucha fruta para comer a cualquier hora./ Pexels.

Prácticamente todo el mundo está de acuerdo: la fruta es un alimento de lo más saludable que debemos comer a diario (como parte de las famosas cinco piezas al día). Donde no hay tanta unanimidad es en el momento idóneo para disfrutarlas. Hay quienes recomiendan aprovechar cuando el estómago está vacío, otros las prohíben tajantemente después de la comida y muchos de nosotros somos felices tomándolas como postre ¿Cuánto hay de mito en este asunto? Al parecer, mucho. Nuestro estómago está preparado para disfrutar de la fruta antes o después de las comidas. Y durante, también.

El  argumento que se esgrime para aconsejar el consumo de fruta en ayunas o antes de la comida es la fermentación. Al parecer, si nos la comemos tras una buena comilona, el azúcar que contiene la fruta propicia que los alimentos que está digiriendo el estómago se fermenten, siguiendo un proceso similar al del vino, el yogur y las saludables verduras fermentadas.

La realidad es que esta explicación no tiene -al menos de momento- evidencia científica que la respalde. Es más: los especialistas aclaran que el cuerpo es capaz de producir enzimas digestivas para asimilar proteínas, grasas o carbohidratos al mismo tiempo, lo que significa que se pueden consumir alimentos con distintos nutrientes a la vez o sucesivamente. Si esto no fuera posible, nuestro organismo ni siquiera podría asimilar muchos de los alimentos que incluyen varios nutrientes como, por ejemplo, las judías verdes, que tienen carbohidratos y proteínas.

Pero, además, parece poco probable que el estómago sea un lugar idóneo para que se produzca una fermentación ya que alberga una gran concentración de ácido clorhídrico. En este ambiente, las bacterias necesarias en este proceso no duran mucho.

La fruta es un alimento saludable a cualquier hora del día, sola o acompañada

Así que, salvo evidencia científica en contra, la fruta es un alimento rico en fibra, agua y vitaminas que garantiza una alimentación saludable en cualquier momento del día, sola o acompañada.

¿Engorda?

El aporte de calorías varía en función de la fruta elegida. Los kiwi aportan unas 60 Kilocalorías, las naranjas, unas 50; una rodaja de melón, cerca de las 100; y una manzana hermosa, unas 80. En cualquier caso, se trata de cifras moderadas, sobre todo si las comparas con bollería y otros (deliciosos) postres más calóricos.

En este asunto, el momento tampoco parece importar en absoluto. El aporte calórico de la fruta es el mismo si te la comes en ayunas, antes o después de las comidas. La Ciencia no ha encontrado pruebas de lo contrario.

¿Has comido fruta hoy? Ahora es un buen momento. No importa la hora que sea.

fruta
¿Has comido fruta hoy? / Pexels

Las últimas naranjas de la temporada en casa de los Valero

0
Antonio Valero, naranjas
Antonio Valero, padre e hijo, segunda y tercera generación de agricultores en su huerto de Valencia.

Esta es la historia de la familia Valero. Es una historia de idas y venidas pero, sobre todo, es la historia de una familia que decidió tomar las riendas de su vida y del fruto de su trabajo. Cultivan y venden, directamente al consumidor, naranjas y mandarinas en su huerto de Valencia. Con ellos, iniciamos una nueva compra colectiva de sus naranjas llenas de sabor, zumo y una bonita historia familiar que va por su cuarta generación.

Hay que remontarse a 1968. La construcción del embalse del río Turia obligó a todo un pueblo, Loriguilla, a trasladarse desde la serranía valenciana hasta el Llano de Quart. El cambio fue aún más grande para los Valero: cambiaban sus campos de cereal por huertos de frutales y empezaban su vínculo familiar, con el abuelo Porfirio al frente, con los naranjos.

Los Valero van ya por la cuarta generación y han aumentado sus campos de cultivo hasta las seis hectáreas donde cultivan siete variedades distintas de naranjas y mandarinas desde octubre hasta abril.

“Incialmente vendíamos la producción a mayoristas que recogían directamente las naranjas en el campo. Lo que en un principio era un negocio aceptable, se fue haciendo cada vez más ruinoso, pues los precios de la fruta se han ido manteniendo e incluso bajando, pero los costes de producción no han dejado de aumentar. Para que os hagáis una idea, los tratos se siguen haciendo en pesetas”, explica Antonio Valero, nieto de Porfirio.

La experiencia de varios miembros de la familia, que vivieron fuera de España, les hizo reflexionar: “Comprobamos que las naranjas que se pueden comprar en los supermercados o las fruterías son generalmente de una calidad ínfima: no están maduras, tienen multitud de tratamientos post-cosecha, les falta zumo e incluso están estropeadas por las continuas manipulaciones y por el largo tiempo que pasa desde que dejan el árbol hasta que el consumidor las compra”, señala.

Y, entre medias, llegó la burbuja inmobiliaria al pueblo, muy cercano a la capital valenciana. “Muchos agricultores decidieron vender sus tierras cansados de trabajar los campos y de obtener unos rendimientos mínimos, eso cuando tenían la suerte de cobrar”, recuerda Antonio.

Con esta situación sobre la mesa, en 2008 los Valero decidieron cambiar de rumbo. “Nos decidimos a buscar una nueva forma de comercializar las naranjas para poder continuar cultivando nuestros campos y para poder ofrecer, en España y en toda Europa, uno de los productos valencianos por excelencia: naranjas de verdad, tal y cómo están en el árbol. Así nació esta aventura de las Naranjas Valero, Valorange”, apunta.

naranja cortada

¿Y qué nos ofrecen?

Sus naranjas maduran en el árbol. Las naranjas de los comercios muchas veces se recolectan cuando todavía no están listas, se maduran artificialmente con tratamientos químicos y se mantienen largos periodos en cámaras refrigeradas. Los Valero, al disponer de siete variedades distintas que van cultivándose sucesivamente, pueden ofrecer naranjas o mandarinas maduras y llenas de zumo desde octubre hasta abril.

La fruta no tienen ningún tratamiento post-cosecha. Por regla general, las naranjas comerciales se lavan, se impregnan de varios químicos e incluso de cera para asegurar la conservación de la piel durante los muchos días que pasan hasta que llegan al consumidor.

Sin intermediarios. Son los Valero quienes recolectan y te envían las naranjas a casa. Así, la fruta se salta el proceso intermedio -el de la distribución- donde son es clasificada y preparada de forma mecánica, antes de transportarse de un sitio a otro hasta llegar a la tienda. De esta manera, el precio es más asequible y las naranjas sufren menos manipulaciones, al no tener que saltar de un sitio a otro.

Las naranjas que nos ofrecen los Valero en esta compra colectiva son las últimas del año. Pertenecen a la variedad lanelate, de carne firme y fibrosa, y con el mismo dulzor y zumo de otras naranjas más conocidas como las navelinas y las navel, que los Valero cultivan desde diciembre y hasta febrero. Nos proponen este trato: 10 kilos de naranjas por 18 euros. El precio es sin sorpresas, y con el envío incluido. Las recibirás en casa entre 24 y 48 horas desde que hagas tu pedido. Puedes hacerlo hasta el día 24 en este enlace.

 

Agua en tu comida (y mucha)

0
agua

En una década, puede que tres de cada cinco personas en el planeta sufran escasez de agua. La alarma ya ha agitado muchas conciencias y seguro que tú eres una de esas personas que han reducido drásticamente el tiempo de ducha o que cierra el grifo al lavarse los dientes. Lamentablemente, aún así gastamos mucha agua ¿Dónde? Cada vez que ponemos comida en un plato. Hay agua en tu comida (y mucha).

Grist, una de las webs decanas en esto de la defensa del medioambiente, acaba de producir un vídeo con ejemplos del agua que esconden algunos alimentos cotidianos. Y la diferencia entre unos y otros es abismal:

Aunque el vídeo es bastante elocuente, la traducción de las cantidades de galones a litros de agua expone aún más clara la situación. 200 gramos de un inocente brócoli generan un gasto de agua que supera los 71 litros; la misma cantidad de aguacates supera los 495 litros y, si se trata de espárragos, nos ponemos en 548.

Pasamos a palabras mayores en alimentos como la ternera -200 gramos requieren 3.497 litros de agua en su elaboración-, o el chocolate, que requiere 3.898.

Como dicen los chicos de Grist en el vídeo, si quieres ahorrar agua piénsate reducir tu consumo de carne. Cada día que lo hagas, te ahorras 54 duchas.

9 errores comunes al cepillarte los dientes

0
cepillo de dientes

¿Cuándo? ¿Cuánto? ¿Con qué cepillo? A pesar de que convivimos con el cepillo de dientes desde niños y más de un dentista nos ha dado parte de la mejor técnica de cepillado, nunca está de más repasar los errores comunes al cepillarte los dientes. Siempre se puede corregir algún hábito.

Espera unos minutos después de comer

Al parecer, cepillarse justo después de comer puede ser perjudicial para tus dientes ya que durante esos minutos, el nivel de Ph en la boca es inferior al habitual y más ácido. En cualquier caso, conviene que te cepilles tras cada comida y, si no te es posible, hazlo antes.

No empieces siempre el cepillado en el mismo sitio

Somos animales de costumbres y solemos empezar a lavarnos los dientes por el mismo sitio en cada cepillado. Y, como es normal, para cuando llegas al final de la limpieza estás aburrid@ de mover el cepillo y prestas menos atención. Para evitarlo, un buen consejo es cambiar el punto de partida cada vez.

Sé amable con tus dientes

Hay quien prefiere cepillarse con vehemencia y quien opta por la suavidad pero, según los especialistas, la clave está en no aplicar demasiada fuerza en el cepillado, ya que a la larga puede dañarlos y erosionar las encías. Se recomienda también optar por movimientos circulares en lugar de hacer largas carreras con el cepillo por tu dentadura.

Al menos, dos minutos

Es la recomendación general pero, a pesar de eso, muchas veces no la cumplimos ¡Dos minutos de cepillado son 120 segundos!

Presta atención a la parte interior 

Solemos dar mucha más importancia a la cara visible de nuestra dentadura pero la realidad es que el reverso de nuestros dientes, los molares y las encías requieren la misma dedicación.

Usa un cepillo adecuado

A veces, usamos cepillos que son demasiado grandes. Se aconsejan modelos ergonómicos y más bien pequeños, para que pueda llegar a todas partes. Si usas uno manual, hay que cambiarlo cada dos o tres meses, según los expertos.

Come fruta y verdura

Parece que este consejo puede aplicarse a cualquier cosa pero lo cierto es, si no has podido cepillarte los dientes, comerte una manzana o un poco de apio pueden servirte de ayuda. Las frutas y verduras crudas están llenas de fibra, que es un abrasivo natural que reduce la placa suavemente. Eso sí, cuando llegues a casa no te olvides de cepillarte y enjuagarte.

Mantén tu cepillo limpio

Enjuágalo después de cada uso para evitar la proliferación de bacterias entre sus cerdas.

Usa hilo dental

El cepillado es realmente eficaz pero no siempre llega a todas partes. Entre los dientes pueden llegar a acumularse bacterias y restos de comida y, para evitarlo, la mejor opción es recurrir a hilo dental cada día.

 

 

 

Sentimientos y comida: comemos mejor si estamos contentos

0
feliz

“Todo con alegría se hace mejor. Hasta comer”.

Suena a la clásica lección que un abuelo regala a su absorto nieto mientras corta con su navaja pan y embutido en mitad del campo (aunque quizá lo más probable es que la escena no tenga ni escenario bucólico, ni navaja, ni embutido). Sea como fuere, el abuelo está en lo cierto. Así lo refrenda un estudio de la Universidad de Cornell que se ha indagado en la relación entre sentimientos y comida: si has tenido un buen día, comerás mejor.

Los investigadores partían de estudios que constaban algo que todas las neveras del mundo ya sabían: si el dueño o dueña del frigorífico ha tenido un mal día, además de emprenderla con la puerta del aparato, se lanzará sin pestañear a por cualquier cosa recubierta de chocolate blanco antes que decantarse por esas sanas uvas que tiene delante. Al contrario, si el sol brilla, todo ha salido bien durante la semana y encima es sábado, no quedará ni una pepita de ese racimo.

Sabida nuestra innata predilección por la comida indulgente cuando estamos de malos humos, la cuestión pendiente era saber por qué: ¿Qué mecanismo nos dirige hacia la comida saludable si estamos contentos? Para responderla, los investigadores de Cornell trabajaron con una hipótesis que combinaba teorías sobre la regulación afectiva (cómo reaccionamos ante nuestras emociones) y la perspectiva del tiempo. Sostenían que, cuando estamos de mal humor, nos centramos en el aquí y el ahora; y cuando nos sentimos contentos, tenemos una visión más a largo plazo. Traducido en comida, un mal día nos lleva a fijarnos en las cualidades sensoriales de los alimentos (de ahí que todo nos parezca mejor si está rebozado en pan y huevo varias veces); mientras que levantarse exultante invita a pensar en abstracto y valorar las cualidades nutricionales de lo que comemos.  En esos días,  los súperalimentos como la kale deben agotarse en las tiendas.

Para validar su hipótesis hicieron tres estudios en los que analizaron los sentimientos y comidas de 611 individuos. Las conclusiones han sido publicadas en la revista Journal of Consumer Psychology y avalan casi punto por punto la hipótesis inicial: las personas que estaban contentas no solo optaban por comida más saludable sino que, además, pensaban a menudo en los beneficios que puede reportarles comer bien. Justo lo contrario que quienes no tenían un buen día, mucho más centrados en el glaseado de la rosquilla.

Los autores sugieren que, si hoy no es nuestro día, tratemos por todos los medios de pensar en otra cosa. Al menos, nos ayudará a consumir menos comida indulgente porque, al parecer, tampoco es que sea de gran ayuda a la hora de quitar las penas.

Aunque -siempre lo decimos- lo mejor es no tener nunca un mal día. En ello estamos, querido brownie…

brownies

 

Volvemos

0
La buena vida

Este fin de semana, 7 y 8 de marzo, vuelve La buena vida, el mercado de productores ecológicos, artesanos y locales de Madrid.  La nave de Impact Hub Madrid, en el barrio de Las Letras, se convertirá en un punto de encuentro entre quien lo hace y quien lo consume. Sin intermediarios.

¿Dónde? C/ Gobernador, 26. Impact Hub Madrid

¿Cuándo? Sábado 7 y domingo 8 de marzo. De 11 a 20h

Entrada libre

 

Vuelta al mundo en bicicleta, una pequeña guía

0
viajar en bicicleta

Dice Tom Allen, un viajero que lleva años y unos cuantos documentales surcando el planeta sobre el sillín, que solo hacen falta tres cosas para dar la vuelta al mundo en bicicleta: conseguir una bici, dejar lo que estés haciendo (sí, eso que haces todas las mañanas), y empezar. Asegura que el resto vendrá sobre la marcha. Y lo dice con conocimiento de causa.  No obstante, hasta él es consciente que de muchos de nosotros -mundanos ciclistas- necesitamos algún consejo más. Esta es una pequeña guía (opcional) sobre cómo preparar tu vuelta al mundo en bicicleta.

1. Investiga

Puedes pasar bastante tiempo recogiendo información sobre fronteras, visados, rutas, estaciones, presupuestos, horarios… Sin duda es una información útil y existen infinidad de recursos que puedes encontrar en Internet. Con todo, Tom te invita a confiar en tu instinto e iniciativa -además de la wi-fi gratis- a medida que hagas el camino.

2. Preparate físicamente

Como dice Courtney Cervantes en Lonely Planet, hay que asumir que -de media- vas a recorrer varias decenas de kilómetros diarios y eso implica estar en buena forma. Es recomendable prepararse un poco antes de partir, incluso con entrenamiento de fuerza, pero más aún ir al ritmo de cada uno, sin agobiarse ni abandonar. A medida que avance el viaje, tu resistencia aumenta. Ya lo dice Tom: “Prueba a pedalear todos los días, cada día, durante tu primera semana en la carretera”.

viajar en bicicleta

3. Lo que sí debes llevar

Definitivamente, casco, ropa adecuada, teléfono, pasaporte con muchas páginas en blanco,  visados, agua y snacks (salvo que planees transitar por zonas deshabitadas, donde no te bastarán unos pocos de frutos secos).  De nuevo, puedes encontrar en Internet muchos consejos sobre el equipaje ideal aunque casi todos los aventureros coinciden en una cosa: asegúrate que tanto tú como tu bici aguanta el peso del equipaje. Vais a pasar mucho tiempo juntos.

4. Planear la ruta

Lo dice Cervantes: sé realista con tus objetivos. Dar la vuelta al mundo en bici requiere unos cuantos años y, quizá, no te apetezca o no puedas invertir tanto tiempo. Aunque también puedes abrazar los consejos de Tom: “Deja ser terco y permite que tu viaje crezca de forma impredecible, lejos de una línea ordenada a través de continentes”. Sea como fuere, lo que es seguro es que mirarás mucho el mapa en tu viaje así que mejor si es detallado. Hay muchísimas rutas en páginas como ésta o, por qué no, también cabe la posibilidad de apuntarte a un viaje organizado (no son como los que te imaginas). 

5. ¿Dónde dormir?

La opción más recurrente es acampar y, en esto, parece que lo recomendable es que tu tienda sea compacta y ocupe poco espacio en el equipaje. Con todo, hay zonas donde resulta fácil y barato encontrar habitaciones, pensiones, casas, sofás… Paul van Roekel and Anja de Graaf, que viajan en bici desde 1987, recomiendan explorar estas opciones especialmente en Asia. Si te quieres dar el lujo de un hotel, añaden, no pierdas de vista tu bici.

6. Reparaciones

La pareja holandesa formada por Roekel y de Graaf aconseja que viajes con la lección aprendida, al menos para hacer reparaciones básicas. No obstante, en sus viajes han visto obrar milagros con sus bicis en pequeñas tiendas y talleres.

viajar en bicicleta

7. Neumáticos

Vas a gastarlos, así que es lógico concluir que son una parte vital de tu viaje. Hay países con medidas de ruedas diferentes por lo que tendrás que probar hasta encontrar la que mejor te venga. Una recomendación que hacen desde cyclingarountheworld es asegurarte que alguien te mandará desde casa ruedas de repuesto cuando ya no de más de sí.

8. Cuéntalo (o no)

Escribir un blog sobre tus aventuras como ciclista por el mundo, con sus correspondientes redes sociales, puede ser una experiencia divertida, motivadora y gratificante. Tanto, que lo han hecho ya unas cuantas decenas de aventureros, algunos con sponsor y causa incluida. Sin embargo, no es lo común: “Hay cientos de ciclistas que simplemente viajan y de los que nunca has oído hablar. Estos aventureros invisibles, que hacen su camino tan felices, son en realidad la mayoría de los viajeros en bici de largo plazo”. Palabra de Tom. Aunque, bueno, si te animas te pueden salir bonitas películas como la que él mismo hizo de su paso por Mongolia, que puedes ver aquí, o Janapar… toda una preciosa declaración de amor:

Pasión por la cerveza artesana

0
cerveza artesana

Muchas de las microcerveceras que hoy protagonizan el boom de cerveza artesanal en nuestro país empezaron en casa. Tan solo agua, lúpulo, malta y mucha pasión. Es el caso de Speranto, de Malvados o de Barbiére, tres de los múltiples proyectos de emprendimiento que han puesto en el mapa a la cerveza artesanal hecha aquí y que nos han convencido que beber cerveza puede ser todo un viaje de aromas que merece la pena degustar con mimo y tiempo.

¿Te gustaría conocer cómo empezaron sus proyectos? ¿Quieres aprender a hacer cerveza en tu casa? El próximo viernes, 6 de marzo, organizamos un taller y cata junto a los maestros cerveceros de estas tres iniciativas. Descubrirás que elaborar cerveza artesanal es más fácil de lo que imaginas y que la creatividad juega un importante papel para dar con la receta ideal.

En unas dos horas, recorrerán todos los pasos para crear la mejor cerveza artesana en casa y dirigirán una cata de sus recetas para que conozcas todos los aromas y posibilidades de esta bebida milenaria.

¿Cuándo? Viernes, 6 de marzo a las 18:30

¿Dónde? Impact Hub Madrid (C/ Gobernador 26), en el barrio de Las Letras

¿Cuánto? 5 euros por persona.

¿Quiénes participarán?

Speranto fabrica cerveza artesana en la ciudad de Toledo. Obra de la pasión de un grupo de emprendedores que llevaban años vinculados a este movimiento, cuenta en la actualidad con una receta rubia tipo Ale -Zamenhof-  y una cerveza de trigo, bautizada como Weizenbier. También están especializados en diseñar recetas personalizadas para todos los públicos.

Malvados surgió hace tan solo unos meses en Ciudad Real, tierra de vinos, gracias al empujo de un grupo de trece amigos. Se está haciendo un hueco en el panorama nacional con sus tres variedades: Roja, Rubia e IPA (India Pale Ale).

Aunque las cervezas Barbiére se elaboran en Toledo, se gestaron en Bélgica. Allí, trabajando como biólogo, el maestro cervecero de este proyecto, Rubén, se adentró el mundo de la cerveza artesana. De vuelta a Toledo, barbudo y con conocimientos sobre cerveza artesana, se embarcó en la aventura de diseñar sus propias recetas. Por ahora, son dos: Belgian White Ale y Belgian Amber Ale.

Be Hoppy, una de las tiendas más señeras en esto de la cerveza artesana y vecina de La buena vida (C/ Almadén, 18).

Este taller ya está completo. Puedes apuntarte en una lista de espera en este correo: miguel@ephimera.org

El menú de este fin de semana

0
 
El próximo fin de semana, 7 y 8 de marzo, celebramos una nueva edición de La buena vida, el mercado de productores ecológicos, artesanos y locales de Madrid.  La nave de Impact Hub Madrid, en el barrio de Las Letras, se convertirá en un punto de encuentro entre quien lo hace y quien lo consume. Sin intermediarios.
Verduras ecológicas, pan y bizcochos artesanos, quesos de diferentes regiones, embutidos, conservas vegetales y de pescado, naranjas de temporada o mermeladas artesanas son parte del menú de nuestra edición de marzo, donde también contaremos con Smileat, el proyecto de tres jóvenes emprendedores dispuestos a dar un vuelco al sector de alimentación infantil.  Presentarán en el mercado su gama de tarritos para bebés elaborados artesanalmente con productos de temporada 100% orgánicos. Junto a ellos, además, mantenemos una venta cooperativa hasta el 10 de marzo.
No solo para hacer la compra

Desde sus inicios, hace dos años, La buena vida quiso ser algo más que un sitio para hacer la compra. Por eso, todos los productores ofrecen tapas y raciones para degustar en la nave Impact Hub Madrid, un lugar diferente donde quedar con los amigos y la familia para picar algo. Como siempre, contamos con  la bodega de vermús y vinos  ecológicos La Siempre Llena y una nueva cerveza artesana, Speranto, que vendrá desde Toledo.

No nos olvidamos de los más pequeños, que podrán disfrutar de una zona infantil en la que pueden incluso pintar las paredes.

Mercado de La buena vida
C/ Gobernador, 26. Impact Hub Madrid
Sábado 7 y domingo 8 de marzo. De 11 a 20h
Entrada libre

 

La buena vida

Taller y cata de cerveza artesana

Para abrir boca y celebrar de paso nuestro segundo aniversario, organizamos un taller y cata sobre cerveza artesana el próximo viernes 6 de marzo, a las 18:30. Tres maestros cerveceros repasarán todas las claves para crear cerveza artesana en casa y conducirán una cata por sus propias recetas para que conozcas todos los aromas y posibilidades de esta bebida milenaria.

La cerveza artesana se compone de agua, malta, lúpulo y, también, de pasión y de creatividad. Todas las microcerveceras que están liderando el boom de la craft beer en España empezaron en casa con un kit. Lo saben los responsables de Speranto, Malvados y Barbiére, las tres cervezas que nos acompañarán en nuestro taller especial del próximo viernes.

El taller y cata durará aproximadamente dos horas. El precio es de 5 euros por persona.

¿Cuándo? Viernes, 6 de marzo a las 18:30

¿Dónde? Impact Hub Madrid (C/ Gobernador 26), en el barrio de Las Letras

¿Quiénes participan?

Speranto fabrica cerveza artesana en la ciudad de Toledo. Obra de la pasión de un grupo de emprendedores que llevaban años vinculados a este movimiento, cuenta en la actualidad con una receta rubia tipo Ale -Zamenhof-  y una cerveza de trigo, bautizada como Weizenbier. También están especializados en diseñar recetas personalizadas para todos los públicos.

Malvados surgió hace tan solo unos meses en Ciudad Real, tierra de vinos, gracias al empujo de un grupo de trece amigos. Se está haciendo un hueco en el panorama nacional con sus tres variedades: Roja, Rubia e IPA (India Pale Ale).

Aunque las cervezas Barbiére se elaboran en Toledo, se gestaron en Bélgica. Allí, trabajando como biólogo, el maestro cervecero de este proyecto, Rubén, se adentró el mundo de la cerveza artesana. De vuelta a Toledo, barbudo y con conocimientos sobre cerveza artesana, se embarcó en la aventura de diseñar sus propias recetas. Por ahora, son dos: Belgian White Ale y Belgian Amber Ale.

cerveza artesana

8 trucos para prolongar la vida de vegetales frescos

0
conservar alimentos frescos

Dicen que si dejáramos de desperdiciar comida, los efectos positivos sobre el medioambiente serían equiparables a retirar el 25% de los coches de las carreteras. Sea cierta o no la comparativa, la realidad  es que tiramos demasiada comida a la basura porque se pone mala cuando, muchas veces, un simple gesto puede evitarlo. Hemos rastreado ocho consejos consejos para prolongar la vida de frutas y vegetales frescos.

Vinagre en tus frutos rojos

Limpia las bayas, las moras o las fresas con una solución de agua y vinagre (tres partes de agua por una de vinagre). El ácido acético puede hacer desaparecer las bacterias que generan moho y las echan a perder. Recuerda secar los frutos bien después de limpiarlos.  Si prefieres evitarte este paso, simplemente no laves la fruta hasta que vayas a consumirla y asegúrate que no tienen humedad en el frigorífico.

Patatas alejadas de las cebollas

Forman una buena pareja en la tortilla pero no en el armario. Sus composiciones químicas interactúan y aceleran su descomposición. Es recomendable que las guardes en bolsas separadas y abiertas (es importante que la verdura esté aireada) o compartimentos distintos y, siempre, en espacios frescos y alejados de la luz.

conservar alimentos frescos

Patatas con manzanas

Las manzanas desprenden gas etileno, lo que contribuye a conservar mejor los tubérculos.

Hojas verdes contra la humedad

En cuestión de lechugas y demás verduras de hoja verde, parece que cada maestrillo tiene su librillo. Con independencia del método empleado, el enemigo a batir es la humedad, que afea rápidamente las hojas. Una clásica recomendación es secarlas bien con papel de cocina y, después, almacenarlas en la nevera en una bolsita de plástico o en un recipiente cubierto con papel de cocina y tapado con papel film.

Dos maneras de conservar champiñones

Si los vas a consumir en uno o dos días, no los retires de la bolsa del papel que te han dado en la frutería y guárdalos en la nevera. Si tienes pesando cocinarlos más tarde, prueba a envolverlos en papel de cocina e introducirlos en una bolsa de plástico agujereada para que pase el aire. También puedes recurrir a un recipiente recubierto de papel. La clave, una vez más, es prevenir excesiva humedad.

Tomates al aire

Parece ser que en la nevera se pudren antes. Quienes recomiendan conservarlos en el exterior, como es el caso de Food Revolution, aconsejan guardarlos alejados de fuentes de calor y de la luz directa del sol. Es conveniente que los tallos verdes siempre estén visibles y que los tomates se muevan de vez en cuando.

tomate

Limones y otros cítricos

Puedes extender su vida si los guardas en un armario o dentro de una bolsa de red en la nevera. Si quieres aprovechar bien su jugo, no partas la fruta a la mitad. En su lugar, prueba a pinchar el limón o lima con un tenedor y extrae el jugo de su interior. Evitarás que se seque con velocidad.

Brocoli y coliflor, mejor separados

Mejor en el frigorífico, pero en cajones separados del resto de productos.

El té de café puede cambiarlo todo

0
Té de hojas de café de Wize Monkey
Té de hojas de café de Wize Monkey

Dos jóvenes emprendedores  han dado con una idea que podría dar un vuelco a la producción de café, que es el segundo producto más comercializado del mundo detrás del petróleo crudo. Nos proponen sustituir el café de toda la vida -a partir de las semillas de esta planta- por una infusión de sus hojas. Aseguran que este té de café no solo es saludable sino que puede mejorar la vida de muchos productores en África y Latinoamérica. 

Se llaman Max Rivest y Arnaud Petitvallet. Se conocieron estudiando en Francia y entraron en contacto productores y agricultores de semilla de café durante un viaje a Nicaragua. Allí conocieron una realidad que la gente de campo llama ‘los meses flacos’, una larga temporada entre abril y noviembre en la que los trabajos en los cultivos cafeteros son prácticamente inexistentes. El hecho de que la cosecha de café se concentre en solo tres meses trae consigo largos periodos de presupuestos familiares ajustados, emigración hacia las ciudades y, lamentablemente, mucha hambre.

A su vuelta, Rivest y Petitvallet se toparon con un artículo de investigación que destacaba las propiedades saludables de una parte absolutamente olvidada de la planta del café: sus hojas. Se preguntaron si sería posible dar la vuelta a la tortilla y convencer al mundo para pasarse al té de café, que puede cultivarse a lo largo del año. Volvieron a Nicaragua para salir de dudas y acabaron montando la start-up Wize Monkey, que comercializa té de café desde su sede en Vancouver.

hojas de café. / Wize Monkey
Hojas de café. / Wize Monkey

Un té suave, saludable y con poca cafeína

Sostienen estos jóvenes emprendedores que la infusión de café tiene más antioxidantes que el té verde y la misma cafeína que los cafés descafeinados. “Su sabor es limpio y suave, sin el amargor asociado a los tés verde o negro”, añaden.

La propuesta de Wize Monkey en realidad no es ninguna innovación. El té de café se ha consumido en Etiopía -especialmente en la provincia Harar- desde hace más de 200 años y en Sumatra, desde siempre, se ha considerado que tiene más nutrientes que el café convencional. Lo que sí sería novedoso es que su consumo se popularizara, ofreciendo una nueva vía de ingresos  a los pequeños productores de café. Una alternativa que no sólo es prolongada en el tiempo sino también menos susceptible a la fluctuación de precios del café y a la acción de las grandes distribuidoras.

El cofundador de Wize Monkey, Arnaud, con el productor Armando Iglesias en Nicaragua./ Wize Monkey
El cofundador de Wize Monkey, Arnaud Petitvallet, con el productor Armando Iglesias en Nicaragua./ Wize Monkey

Wize Monkey ha comenzado su andadura junto al productor nicaragüense Armando Iglesias, que cultiva café desde hace casi 20 años. Iglesias ha hecho la transición de la semilla a la hoja pero, como dice Rivest, si se logra popularizar y convertirlo en un cultivo que se prolongue durante todo el año, “podríamos cambiar la vida de millones de personas”.


Armando Iglesias explica bien clarito la volatilidad de la industria cafetera. 

Si quieres probar el té de café y conocer el proyecto, date una vuelta por la web de Wize Monkey.

 

Los tarritos que quieren cambiar la comida infantil

0

A Alberto, Javier y Rocío, ya en la treintena, comenzaban a rodearles amigos y familiares que habían sido padres recientes. Como los tres eran consumidores y defensores de la agricultura ecológica, se veían a menudo aconsejándoles dónde adquirir productos bio o eco con los que poder hacer los primeros purés de frutas, verduras o pollo para sus hijos. Justo como los que comíamos de pequeños . Después de ofrecer información a unos cuantos padres primerizos, los tres quisieron indagar qué había detrás de tantas preguntas y se encontraron con un sector -el de la comida infantil- donde abundan las marcas que apuestan por alimentos procesados de forma industrial que suelen incluir conservantes y azúcares añadidos.

“Nos preguntamos por qué no existía un producto artesanal y totalmente natural para aquellos padres y madres que no tengan tiempo de cocinar comida casera para sus hijos”,  recuerdan. Y se respondieron a sí mismos emprendiendo. Así surgió Smileat, el proyecto empresarial de estos tres jóvenes -un experto en empresa, otra en nutrición y otro en informática- con el que quieren cambiar y mejorar el sector de la alimentación infantil.

Smileat, tarritos para bebés

 

“Smileat ha nacido con el objetivo de aportar un valor a la sociedad, de normalizar el consumo de productos ecológicos, de apoyar comprando materia prima a aquellos agricultores y ganadores que han apostado por un sistema de agricultura ecológico respetando el medio ambiente”, apuntan.

Dicen sus fundadores que Smileat es la única línea tarritos para bebés  con productos de temporada 100% ecológicos. No añaden ni conservantes, ni espesantes ni azúcares. Cada tarrito se elabora de forma artesanal en frascos de vidrio que puedes reutilizar y se conserva perfectamente durante 18 meses.

Hemos organizado junto a Alberto, Javier y Rocío una compra cooperativa de su línea de tarritos para bebés. Nos ofrecen una caja de 36 unidades (6 tarritos de cada una de sus variedades) por 55 euros. Es el precio final, sin sorpresas y con el envío  a casa incluido. Puedes apuntarte hasta el próximo 10 de marzo.  

Las variedades que se incluyen en la caja son calabaza con calabacín, verduras variadas, pollo con arroz, verduritas con merluza, manzana y naranja, y manzana y pera. Los chicos de Smileat nos servirán tarritos recién hechos. Los recibirás en casa la semana del 16 de marzo.

Tienes toda la información en este enlace.

 

¿Ese pescado es fresco?

0
salmonetes de roca, costa da morte, pesca artesanal
Salmonetes de Roca de pesca artesanal, de Costa da Morte

Que no te den gato por libre. O merluza pasada por merluza fresca. Hemos preguntado por los trucos para no fallar a la hora de identificar el pescado fresco. Son estos:

1.- ¿Cuándo deja de un pescado de ser fresco?

Depende de cómo se haya conservado y, especialmente, si se ha guardado correctamente la cadena del frío en la distribución. No hay un tiempo exacto pero un plazo de 48 horas entre la captura y la compra parece razonable. Si transcurre más tiempo, el ejemplar empezará a perder gran parte de su frescura.

2.- La piel, primer indicador.

La piel tiene que mostrar un brillo y color naturales. No debe ser pálida ni presentar manchas o daños. Si el aspecto del pescado es amarillento o de un gris turbio, ligeramente sucio o sangriento, probablemente no sea fresco. Del mismo modo, si observas que la piel está seca y sin brillo, probablemente estés ante un pescado que ha pasado demasiado tiempo expuesto al aire.

3.- Los ojos hablan.

Los ojos claros son una señal inequívoca de que el pescado es fresco. Los pescados recién capturados, como es el caso de los procedentes de la pesca artesanal, tienen ojos claros y saltones, no turbios ni hundidos.

4.- Echa un vistazo a las branquias.

Son otro estupendo indicador de frescura. Tienen que ser de un color rojo intenso e incluso brillante. Las branquias de color grisáceo, amarillo claro o marrón te están gritando que el pescado lleva mucho tiempo muerto o que no se ha seguido correctamente la cadena del frío en su distribución y almacenamiento..

Pescado fresco
Pescado fresco. / Pixabay

5.- Una vez limpio

En pescados limpios o eviscerados puedes encontrar otro indicador de frescura: el estómago tiene que estar completamente limpio y no desprender ningún olor.  Los restos de sangre que hubiese deben ser de color rojo vivo.

6.- ¿A qué huele un pescado fresco?

Huele poco o muy poco. Un pescado fresco nunca tendrá un olor muy fuerte o avinagrado. Y, por supuesto, jamás olerá a podrido.

—-

Fresco y del mar es una pescadería online donde puedes encargar pescado y marisco fresco gallego de pesca artesanal. Todo su producto viene de Costa da Morte y Ría de Muros e Noia, cuya mayor parte de la flota de cofradías de la zona faenan en la reserva marina de Os Miñarzos. Compra su producto en lonja, recién salido del mar, y te lo llevan a casa desde Galicia en menos de 48 horas tras su pesca en envases refrigerados que mantienen la frescura. Puedes beneficiarte de un descuento en su tienda on-line hasta el 17 de marzo, empleando el cupón buenavida.

 

¿Restos de comida convertidos en grafeno?

0
Peladura, basura orgánica, patata, grafeno
¿De peladura de patata a grafeno? / Pixabay

¿Y si los restos de nuestra comida se convirtieran en placas solares ultraeficientes o pantallas de smartphones indestructibles? El grafeno, ese material llamado a revolucionar la tecnología y hacer realidad los ingenios de cientos de películas de Ciencia Ficción, podría llegar a producirse a partir de los residuos alimentarios. Quizá no vuelvas a mirar a esa monda de naranja del mismo modo.

Los investigadores se mueven aún en el terreno de la probabilidad pero, quizá en unos años (o en unos cuantos años), el compost no sea tu primera opción para sacar partido a tus desechos orgánicos. El proyecto PlasCarb está trabajando para convertir todos esos desperdicios en una fuente renovable de hidrógeno y de carbono de grafito, que es -de manera muy resumida- la materia prima con la que se crea el grafeno. Todo un dos por uno.

De encontrar una fórmula viable de producción a gran escala, la basura orgánica podría convertirse en combustible para coches propulsados por pilas de hidrógeno y material clave para infinidad de desarrollos tecnológicos a partir de grafeno, desde televisiones que puedes enrollar a baterías de móvil con duraciones interminables, pasando por piezas de avión superligeras o prótesis mucho más flexibles.

Las posibilidades de este material con premio Nobel -en concreto, el de Física de 2010-, parecen casi infinitas pero la realidad es que todavía queda camino por recorrer para que sean de uso cotidiano. Al parecer, una de las cuestiones pendientes es encontrar una fórmula para fabricarlo a gran escala y de forma eficiente. De hecho, en ello trabajan varias empresas españolas que, además, son referentes a nivel internacional.  Se suele partir del propio grafito, el mismo que compone las minas de los lápices, pero hay otras aproximaciones como la que ahora propone PlasCarb.

¿Cuál es el mecanismo que han ideado para pasar de basura orgánica a material revolucionario? En realidad, se trata de una fórmula conocida e incluso de moda: la digestión anaeróbica. Este proceso consiste en ubicar todos los desechos orgánicos en un espacio sin oxígeno y dejar que las bacterias celebren un festín. El producto de la comilona es biogás, una mezcla de dióxido de carbono y metano que puede emplearse para generar electricidad y calor. Pues bien, los investigadores de PlasCarb quieren rizar el rizo y convertir este biogás, a su vez, en hidrógeno y grafeno.

Quién sabe. Quizá dentro de un tiempo, la peladura de un plátano sea el principio del nuevo dispositivo supratecnológico que necesitemos en el día a día para entonces.

monda, peladura, babana, plátano, basura orgánica
Monda de plátano/ Pixabay

 

 

 

 

¿Es el chocolate saludable? 9 respuestas

2
chocolate, cacao

El chocolate ha sufrido durante décadas el dedo acusador que lo tachaba de poco saludable pero parece que su suerte ha cambiado. Todo se debe a su alma, el cacao, repleto de flavonoides y de antioxidantes. Eso sí, ni todos los chocolates son igual de saludables ni tenemos carta blanca para lanzarnos a por sus onzas ¿Es el chocolate saludable? Tenemos nueve respuestas (y para todos los gustos).

1. Es el cacao, no el chocolate

La principal razón por la que los expertos en alimentación saludable han vuelto su mirada hacia el chocolate está en el cacao y, más concretamente, en su poder antioxidante. Las semillas del cacao contienen flavonoides, protectores naturales con un amplia gama de potenciales beneficios para la salud. Es especialmente significativa la presencia de flavonoles, un tipo concreto de flavonoide conocido por su capacidad antioxidante y  su acción beneficiosa sobre el sistema cardiovascular.

Pero hay mucho más: el cacao contiene fibra, hierro, magnesio, potasio, cinc, selenio…

2. ¿Realmente es cacao?

fruto del cacao
Fruto del cacao, del que se extraen las semillas.

Corren ríos de tinta sobre la pureza del cacao y cómo se procesa para convertirlo en chocolate. La controversia es tal que el mundo anglosajón ha establecido una radical división entre cacao y cocoa. El primero es el cacao secado, fermentado y molido hasta convertirse en una pasta gracias a la manteca que forma en el proceso con su propia manteca. Al parecer, en esta forma -sobre todo si se seca a baja temperatura-, las propiedades del cacao se mantienen mejor. El segundo término se refiere a otro tipo de producto  más procesado. Su origen también está en el cacao (o cáscara y hollejos de cacao formando una manteca) pero la técnica  y mezcla empleadas puede reducir su capacidad nutritiva significativamente. Es más, hay quien quita en este proceso los flavonoides del chocolate para reducir su amargor. Los fabricantes se esmeran por desarrollar procesos que conserven lo mejor posible los nutrientes del cacao pero los expertos chocolateros apuestan por el proceso natural, menos invasivo.

3. Mejor si es negro

Cuanto más cacao (en polvo o pasta) contenga un chocolate, más saludable será. La receta clásica de chocolate se limita a incorporar azúcar a la pasta, y quizá vainilla como aromatizante. Los más chocolateros -los que optan por porcentajes de cacao entre el 99% y el 70%- defienden apearse aquí, apostando por chocolates orgánicos que huyan de estabilizantes como lecitina de soja o sobredosis de azúcares. La misma regla puede aplicarse con el chocolate con leche -con un 50% o menos de cacao- y que suele contener algo más de azúcar y compuestos añadidos. El chocolate blanco parece no formar parte ni de la ecuación.

Por regla general, se aconseja un consumo moderado

4. Lo que realmente engorda es el azúcar

Tan importante es el cacao como el endulzante empleado en la mezcla. En las tiendas puedes encontrar barras que se sirven de azúcares procesados o siropes que son menos saludables que otras opciones como la miel, el azúcar moreno, la estevia…

Bombones, imagen de Ryan McGuire
Bombones, imagen de Ryan McGuire

5. ¿Cuánto tomar?

Depende del tipo y de lo que acompañe al chocolate: no es lo mismo una onza de chocolate negro que una tarta de chocolate o una caja de bombones. Por regla general, se aconseja un consumo moderado, ya que suele incorporar azúcar y es un alimento calórico. Una onza diaria varias veces a la semana puede ser un buen plan.

6.  ¿Qué hará el chocolate (o mejor dicho, el cacao) por ti?

El poder antioxidante del cacao mejora el riego sanguíneo y baja la presión arterial, según algunos estudios. Al parecer, se debe a que los flavonoles animan al organismo a producir óxido nítrico, sustancia que relaja las arterias y rebaja la resistencia del flujo de la sangre. Con todo, especialmente si se padece de alta presión sanguínea, conviene tomarse estas conclusiones con papel de fumar.

El chocolate también podría reducir los niveles del colesterol y, según sugiere un estudio publicado por British Medical Journal, disminuir el riesgo de enfermedades del corazón hasta en un tercio. No obstante, sus autores aseguran que necesitan más pruebas para confirmar este extremo. Del mismo modo, otra investigación canadiense sobre una población de cerca de 45.000 personas parece indicar que un consumo moderado reduce las posibilidades de sufrir un infarto o minimiza sus consecuencias.

7. Bueno para la memoria (y para la piel)

Una investigación de la Escuela Médica de Harvard aporta indicios sobre la incidencia positiva del cacao -e incluso del chocolate caliente bebido con moderación- para prevenir la pérdida de memoria, al preservar el fluido sanguíneo en diversas áreas del cerebro.

La acción de los flavonoides parecen convertirle también en un buen aliado para proteger la piel de la radiación del sol.

8. Sacia y calma

El mito de que el chocolate es un buen sustituto del sexo puede ser cierto según la persona, pero lo que parece claro es que provoca un efecto calmante sobre la hormona que más influye en el estrés. Además, el chocolate negro -aseguran investigadores suizos- sacia, lo que siempre viene bien para matar el gusanillo.

5 razones para tener plantas en casa

0
Plantas en casa/ Unsplash CC
Plantas en casa/ Unsplash CC

Las tratamos como objetos de decoración y no se lo merecen. Las plantas echan una mano a que nuestra casa (y también nuestra oficina) sean espacios más bonitos y más saludables. Nos han chivado cinco razones para tener plantas en casa.

1. Nos ayudan a respirar (por el día)

Las personas y las plantas tenemos una magnífica relación en cuestión de gases, y todo gracias a la fotosíntesis. La innata capacidad de los vegetales para absorber el monóxido de carbono y liberar oxígeno es vital para un planeta amenazado por el cambio climático y una buena fórmula para ayudarte a respirar en casa.

Ojo. Seguro que ya lo sabes pero la fotosíntesis se invierte por las noches, cuando se apaga la luz, así que es mejor que el dormitorio no parezca una selva. Hay algunas excepciones, como las orquídeas, que sí siguen emitiendo oxígeno por las noches.

2. Limpian el aire en casa

No siempre nos preocupa la acumulación de sustancias potencialmente tóxicas en el aire de nuestras casas. Es explicable: si acostumbras a ventilar, se renueva con facilidad. Sin embargo, uno no puede (o no quiere) abrir las ventanas cada dos o tres horas y, para echar una mano, las plantas son un estupendo aliado. Se trata de una tecnología probada por la NASA, experta en encontrar soluciones para espacios sin ventilación: en sus estudios han detectado diversas plantas -azalea, drácena…-, capaces de limpiar del aire contaminantes como el Benceno, habitual en naves espaciales. Ahí es nada.

3.  Un toque de humedad

Las humedades en casa nunca son bien recibidas, pero un ligero toque de humedad en el ambiente puede ser positivo, especialmente en climas áridos o cuando hace frío. Las plantas  se encargan de todo: mediante la transpiración, evaporan agua a través de sus hojas. Ese aporte extra puede incluso ser bueno para tu salud, ya que mejora la sequedad de la piel y ayuda en la irritación de garganta, entre otras bondades.

4. Trabajarás y estudiarás mejor

Unas cuantas investigaciones sugieren que estar rodeado de plantas mejora la concentración y la productividad. Hasta hay quien dice que ayuda a que tu memoria retenga mejor.

cactus, plantas en casa
Cactus/ Unsplash CC

5. Te alimentan

Y, además de todo, se pueden comer. Cada vez son más los huertos urbanos que demuestran que nuestras ciudades se benefician de la agricultura. No necesitas un gran jardín para empezarlo: basta un balcón o una maceta para iniciar tu propio huerto.

Estas son las horas que debes dormir (para dormir bien)

0
despertador, horas sueño, dormir

¿Cuántas horas debemos dormir cada día para aseverar, sin ninguna duda, que hemos dormido bien? Si esto fuera un concurso y te estuvieras jugando el premio piénsatelo dos veces antes de responder “ocho horas al día” porque no siempre es cierto. Es más, las recomendaciones acaban de cambiar. La Fundación Estadounidense del Sueño ha consultado a un panel multidisciplinar de expertos en la materia para actualizar nuestro horario nocturno y más de uno podrá dormir un poco más. Estas son las horas que debes dormir necesarias para dormir bien.

La investigación, publicada recientemente en la revista Sleep Health, recoge opiniones de expertos en anatomía, psicología, pediatría, neurología y gerontología. A partir de sus conclusiones, ha actualizado las recomendaciones que, hasta la fecha, marcaban la pauta de sueño según grupos de edad.

Recién nacidos (de 0 a 3 meses) >> Según el estudio, lo mejor es que duerman entre 14 y 17 horas al día, una horquilla más ajustada que la anterior, que lo dejaba entre las 12 y las 18 horas. No es conveniente que duerman menos de 11 horas.

Bebés de 4 a 11 meses >> Antes, la fundación recomendaba que durmieran entre 14 y 15 horas diarias. Con la actualización, dan más margen a los padres: de 12 a 15 horas. En todo caso, hay evitar que duerman menos de 10 ó más de 18 horas.

Niños de 1 a 2 años >> Siguiendo el mismo esquema que el rango de edad anterior, el horario de sueño se amplía una hora. Pueden dormir entre 11 y 14 horas. Antes, se recomendaba no bajar de 12 y no pasar de 14.

Niños entre los 3 y 5 años >>> También se les permite despertarse un poquito antes. El horario recomendado está entre las 10 y las 13 horas, mientras que el anterior consejo marcaba el límite por abajo en las 11 horas. Se desaconseja que duerman menos de 9 horas.

Niños de 6 a 13 años >> Los niños en edad escolar pueden dormir de 9 a 11 horas, según la recomendación de la Fundación. Anteriormente, el horario era más estricto: entre las 10 y las 11 horas.

Los adolescentes (de 14 a 17 años) >> Uno de los rangos más afortunados, ya que se le amplían en media hora el horario recomendado: pueden dormir entre 8 y 10 horas cuando, hasta ahora, se les aconsejaba dedicar entre 8,5 y 9,5 horas. En cualquier caso, mejor no pasarse más de 11 horas en la cama o dormir menos de siete horas.

Los adultos entre 18 y 25 años >> El panel ha decidido incluir esta nueva categoría, quizá de cara a futuras modificaciones. Por ahora, su horario recomendado es de 7 a 9 horas.

Los adultos entre 26 y 64 a años >> El único rango de edad que mantiene sus parámetros: de 7 a 9 horas al día. Puedes reducir o ampliar una hora el horario si te lo pide el cuerpo pero evita dormir menos de 6 horas.

Mayores de 65 años >> Otra nueva categoría fijada por el estudio y que acorta el intervalo de sueño de 7 a 8 horas.

Tabla completa

Edad Recomendado Puede ser apropiado No recomendado
0 a 3 meses 14 a 17 horas 11 a 13 horas

 

18 a 19 horas

Menos de 11 horas

 

Más de 19 horas

4 a 11 meses  12 a 15 horas 10 a 11 horas

16 a 18 horas

Menos de 10 horas

Más de 18 horas

1 a 2 años 11 a 14 horas 9 a 10 horas

15 a 16 horas

Menos de 9 horas

Más de 16 horas

3 a 5 años 10 a 13 horas 8 a 9 horas

14 horas

Menos de 8 horas

Más de 14 horas

6 a 13 años 9 a 11 horas 7 a 8 horas

12 horas

Menos de 7 horas

Más de 12 horas

14 a 17 años 8 a 10 horas 7 horas

11 horas

Menos de 7 horas

Más de 11 horas

18 a 25 años 7 a 9 horas 6 horas

10 a 11 horas

Menos de 6 horas

Más de 11 horas

26 a 64 años 7 a 9 horas 6 horas

10 horas

Menos de 6 horas

Más de 10 horas

Mayores de 65 7 a 8 horas 5 a 6 horas

9 horas

Menos de 5 horas

Más de 9 horas

El estudio no deja de ser una recomendación general que, posteriormente, hay que adaptar a cada persona en función de sus necesidades y hábitos. En cualquier caso, aseguran sus autores, es la primera vez que “una organización profesional  publica recomendaciones específicas para cada grupo de edad basada en la revisión rigurosa y sistemática de la literatura científica que relaciona calidad del sueño con salud, seguridad y comportamiento”.

¿Por qué necesitamos dormir más de pequeños?

Al parecer, en los primeros meses de vida, dedicamos mucho esfuerzo a nuestro desarrollo así que necesitamos descansar adecuadamente para crecer y aprender de forma rápida. Además, como bebés, tenemos un poco de lío con el reloj biológico. A medida que vamos creciendo, somos capaces de diferenciar mejor entre el ciclo diurno y nocturno y, por tanto, dormir más horas por la noche. A ello hay que añadir que, en los primeros meses de vida, estamos menos tiempo en fase de sueño profundo. Eso explica que los bebés se despierten con facilidad.

Las típicas ganas de trasnochar de los adolescentes no son todo rebeldía

Otro de los momentos clave en estos del sueño es la adolescencia. Según los expertos, las típicas ganas de trasnochar (y dormir clase) del adolescente no solo tienen que ver rebeldías, pavos en edad y una agenda repleta de estudios, amigos, deporte y algún que otro trabajo de verano. Parece ser que la melatonina, una hormona del cerebro, anda en ebullición en esa etapa vital para acostumbrar al cuerpo a dormir más tarde.

Ya en edad adulta, vamos perdiendo el hábito de dormir muchas horas de manera prolongada pero esto no significa que no las necesitemos. Múltiples factores explican esta disminución, como el hecho de que el sueño va dejando de ser profundo a medida que envejecemos o que necesitamos levantarnos más veces a lo largo de la noche.

 

 

 

La pesca artesanal en 7 claves

0
foto barco Marinheiro / wwf / pesca artesanal
Barco Marinheiro, imagen de Alfonso Rego/WWF vía Fresco y del mar.

Merluza de pincho,  pesca artesanal, pescado del día…A menudo nos encontramos con éstos y otros muchos adjetivos en la pescadería y en las cartas de bares y restaurantes pero ¿qué significan realmente? Te ofrecemos, de la mano de nuestros amigos de Fresco y del Mar, siete claves que definen cómo tiene que ser la pesca artesanal.

1. Empecemos por lo que dice la ley. La normativa de la Unión Europea (UE) considera pesca artesanal aquellos barcos con una eslora inferior a 12 metros y que no emplean técnicas de arrastre. Según datos de la UE, en la actualidad suponen el 40% del empleo del sector primario en el continente.

2. Para ser más precisos, la pesca artesanal debería emplear únicamente técnicas de captura pasiva, es decir, basados en esperar que los peces piquen, se enganchen o se enreden.

salmonetes de roca, costa da morte, pesca artesanal
Salmonetes de Roca de pesca artesanal, de Costa da Morte

3. La técnicas de pesca artesanal deben ser selectivas y evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de descarte, algo casi imposible en las técnicas de pesca industrial o semi-industrial.

La pesca artesanal es la más respetuosa con el medioambiente

4. La pesca artesanal es diaria. El horario de trabajo varía según la zona. Por ejemplo, en  Costa da Morte y Noia (Galicia), los pescadores salen a faenar y vuelven a media tarde con el resultado del día. En otros lugares, se navega de madrugada… En cualquier caso, el pescado llega a la lonja poco después de ser capturado, lo que garantiza que sea absolutamente fresco.

5. En España, el 77% de la flota trabaja con técnicas artesanales. Es una importante actividad económica en muchas localidades costeras, contribuye a fijar población en el territorio y, como explican desde Fresco y del mar, involucra al sector en la gestión de los caladeros, en muchos casos amenazados por la sobrepesca industrial.

Lonja de Fisterra, pesca artesanal
Pescado en la lonja de Fisterra (Costa da Morte), donde Fresco y del Mar compra su pescado de pesca artesanal.

6. La tripulación de los barcos que practican la pesca artesanal no suele dividirse las tareas, como sí se hace en los grandes buques industriales. Todos hacen de todo y todos pescan. Normalmente, quienes se hacen a la mar son vecinos del mismo núcleo en el que la embarcación tienen base y no es habitual que haya un armador propietario de más de un barco. De esta forma, los beneficios económicos de la pesca redundan en los puertos y municipios próximos, generando un importante nicho de empleo local.

7. El modelo organizativo más común es el de las cofradías de pescadores frente a asociaciones de productores o empresas, propias de pescas más industrializadas.  Solo en Galicia hay 63 cofradías, con 12.900 asociados (pescadoras, pescadores, mariscadoras y mariscadores). Se trata de entidades sin ánimo de lucro que aglutina a los profesionales de la zona para proteger sus intereses.

Fresco y del mar es una pescadería online donde puedes encargar pescado y marisco fresco gallego de pesca artesanal. Todo su producto viene de Costa da Morte y Ría de Muros e Noia, cuya mayor parte de la flota de cofradías de la zona faenan en la reserva marina de Os Miñarzos. Compra su producto en lonja, recién salido del mar, y te lo llevan a casa desde Galicia en menos de 48 horas tras su pesca en envases refrigerados que mantienen la frescura. Puedes beneficiarte de un descuento en su tienda on-line hasta el 17 de marzo, empleando el cupón buenavida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Brunchcity, las ciudades son para comérselas

0
Madrid Brunchcity

Una ciudad puede conocerse por sus monumentos y su gente, pero la pieza resultará siempre incompleta si no se participa de los platos típicos y de todos los rituales relacionados con la comida. Las ciudades son para comérselas. Eso celebra el proyecto creativo Brunchcity,  imaginado por la ilustradora Bea Crespo y la fotógrafa Andrea G. Portoles. Sus postales son de cuchillo y tenedor.

Según sus creadoras, la idea es así de simple: “Brunchcity es un lugar resultante de las cosas que más nos gustan: la comida, viajar, la ilustración, la fotografía y la creatividad”.

 

 

brunch city marrakech
Marrakech, según Brunchcity
París Brunchcity
París, según Brunchcity
Dublín Brunchcity
Dublín, según Brunchcity

En el último Ilustrísima, el salón del dibujo de Madrid, Crespo explicaba a curiosos y coleccionistas cómo funciona este proyecto a cuatro manos: Bea dibuja lugares icónicos de ciudades como Londres, Madrid o Marrakech. Convertidos en una pequeña maqueta, las ilustraciones se instalan sobre un plato característico de cada ciudad. Ya solo hace falta que Andre dispare su cámara para hincarle el diente.

Lisboa Brunchcity
Lisboa, según Brunchcity
Bruselas Brunchcity
Bruselas, según Brunchcity

El proyecto, en progreso, puede seguirse en el blog Brunchcity. Las dos autoras, además, cuentan con páginas web propias: Bea Crespo y Andrea G. Portoles

Pekin Brunchcity
Pekín, según Brunchcity

 

Este es todo el plástico vertido al mar en un año

0
Restos plásticos recogidos en 2014 en las islas Canarias // Malin Jacob
Restos plásticos recogidos en 2014 en las islas Canarias // Malin Jacob

Una bolsa plástico olvidada en la playa es arrastrada por el viento hasta el agua. Y luego otra. Y otra. Y así miles de veces en las orillas de 192 países costeros de este mundo. En los últimos 70 años, los océanos han ido acumulando una alarmante cantidad de plástico en sus aguas pero, hasta el momento, no sabíamos cuánto. Una investigación que acaba de publicar la revista Science cuantifica por primera vez el plástico vertido al mar en un solo año. Si se colocara en la orilla de los países analizados, habría cinco bolsas de la compra repletas de plástico cada 30 centímetros. De seguir así, en diez años se habrán vertido unas 155 millones de toneladas cúbicas de plástico.

Residuos plásticos acumulados en el Lago Michigan
Residuos plásticos acumulados en el Lago Michigan (EEUU) Crédito:
Jenna Jambeck/University of Georgia

El equipo de investigadores trabajaron con los datos de 2010. Estiman que ese año se vertieron entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas. Si se acepta como término medio de la estimación unos 8 millones, se vertieron a los océanos el equivalente a más de 44.400 ballenas azules, con sus 180 toneladas de peso.

¿De dónde viene ese plástico? La investigación realiza un ranking de los 20 países más contaminantes, que suman el 80% de todo el plástico vertido. China encabeza la lista muy por encima del segundo, Indonesia. Le siguen otros países asiáticos en pleno crecimiento como Vietnam, Bangladesh o Malasia. A medida que avanza la lista aparece África, con ejemplos como Egipto o Sudáfrica, y Brasil, en el puesto 16. El conjunto de los países costeros de la UE se colocan en el puesto 18, por delante de Corea del Norte y de Estados Unidos, que cierra el top 20.

El objetivo de los autores era crear un modelo que pueda aplicarse a otras realidades pero, además, de sus resultados se desprende que la mala gestión de residuos –especialmente en las zonas cercanas a la costa, donde viven unos 2.000 millones de personas- es directa responsable de la ingente cantidad de plástico vertida al mar.

30 millones de toneladas de plástico podían haber acabado en el mar

En 2010, el estudio calcula que las zonas costeras acumularon unas 99 millones de toneladas de residuos plásticos, de los que más de 30 no fueron gestionadas adecuadamente o, lo que es lo mismo, tenían posibilidades de acabar en el agua. Al final, fueron 8 millones. Un número que puede parecer menor en comparación con la amenaza potencial pero que produce efectos devastadores –y de consecuencias no del todo conocidas- para el medioambiente. Un impacto que, según los expertos, van más allá de las ya famosas islas flotantes de plástico que supuestamente navegan por el Pacífico. Al parecer, el plástico se suele descomponer en diminutas partículas que viajan de la superficie a los fondos marinos y pueden acabar en el sistema digestivo de cientos de especies, muchas de ellas consumidas habitualmente por el ser humano.

Siguiendo el nuevo modelo publicado en Science, en 2025 se puede llegar 155 millones de toneladas vertidas si no se pone remedio.

¿Cómo solucionarlo? Con más y mejor gestión de los residuos. El plástico comenzó a comercializarse en torno a los años 30 pero no fue hasta los bien entrados los 70 cuando se adquirió conciencia de que había que hacer algo con los residuos. “Es increíble lo lejos que hemos llegado en ingeniería ambiental, reciclaje y gestión de residuos para proteger la salud y el medioambiente en tan poco tiempo. Sin embargo, estas medidas no están disponibles de forma igualitaria en el mundo”, señala la primera autora del trabajo, la investigadora de la Universidad de Georgia Jenna Jambeck.