El ingrediente secreto de la industria alimentaria

0
6021

Hay un producto que se encuentra en el 50% de las cosas que consumimos. Es tan común en nuestra dieta como la carne, el azúcar o la leche y sin embargo es un gran desconocido para los consumidores, porque a menudo se esconde con otros nombres en las etiquetas ¿sabes cuál es?

Se trata del aceite de palma y lo encontramos en jabones, alimentos, cosméticos, combustibles, piensos animales y muchos alimentos infantiles, entre otras muchísimas aplicaciones. Es un compuesto que se extrae del fruto de un tipo de palmera procedente de África, pero que se cultiva sobre todo en América Latina, Indonesia y Malasia.

El aceite más barato

El secreto del éxito del aceite de palma se esconde en dos factores. El primero es que es hiper productivo y, por lo tanto, muy barato. Una hectárea de palmas produce 3,62 toneladas métricas de aceite. Por comparar, en España la producción media de una hectárea de aceite de oliva está en 0,45 toneladas métricas de aceite. Esta misma diferencia se reproduce en otros costes: uso de energía, pesticidas, etc. Así que sale casi 10 veces más barato usar aceite de palma que de oliva (y no digamos de oliva virgen extra).

El secreto está en la textura

La segunda razón que impulsa el uso del aceite de palma es que es sólido a temperatura ambiente -como la manteca o la mantequilla. Esto lo convierte en un ingrediente perfecto tanto para bollerías, margarinas y productos precocinados, como para cremas y otros productos cosméticos con texturas consistentes. Muchos alimentos que antes se hacían con grasas trans o grasas hidrogenadas ahora se fabrican con aceite de palma.

Fruto de palma
Fruto de la palma, de la que se hace el aceite

¿Es saludable el aceite de palma?

Como con casi todo en el ámbito de la nutrición, hay opiniones y estudios contradictorios. Una cosa está clara y es que el aceite de palma es una grasa saturada entre un 40% y un 80% (de ahí que se mantenga en estado sólido a temperatura ambiente) y por ese motivo hay estudios internacionales que lo vinculan con un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, también hay estudios muy contundentes que apuntan a que las grasas saturadas no serían un problema nutricional.

Donde sí parece haber consenso es en las consecuencias negativas del consumo de ácidos palmíticos, que representan el 44% del aceite de palma, y que son el tipo de ácidos grasos que más contribuyen a la formación de colesterol.

Las consecuencias del uso masivo del aceite de palma para el planeta

Acércate al supermercado, mira todas las estanterías y piensa que el 50% de los productos que ves están fabricados con aceite de palma. Y ahora multiplica por todos los supermercados de todo el mundo. ¿Dónde se produce todo este aceite? En inmensas plantaciones que le roban suelo a la selva en los países tropicales. El cultivo extensivo de aceite de palma es el responsable de gran parte de la deforestación en todo el mundo.

¿Cómo identificarlo?

Hasta hace muy poco, los aceites de palma se colaban bajo el eufemismo de aceites o grasas “vegetales”, sin embargo, la Unión Europea aprobó en el mes de diciembre una nueva legislación que obliga a todos los fabricantes a especificar el tipo de aceite que contiene cada producto. Como esta legislación solo afecta a los alimentos, merece la pena echar un ojo a esta web que contiene una lista con más de 200 seudónimos y eufemismos utilizados para el aceite de palma.

 Para saber más

Extra

El colectivo Carro de Combate está haciendo una campaña de crowdfunding para financiar su próximo informe sobre el aceite de palma. Si crees que deberíamos saber más sobre este tema, no dejes de apoyar su iniciativa.

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorVuelta al cole con la buena vida
Artículo siguiente¡Nos mudamos!
Soy fundadora de Ephimera y promotora de La buena vida y Artilujos. En este proyecto vuelco los valores que he aprendido de mi familia y toda la gente estupenda que he encontrado en la vida.