No comer lo suficiente y otros errores en el desayuno

0
3280
Desayunar bien
Desayunar bien

No hace falta ninguna estadística. Solo este año, seguramente te han dicho que el desayuno es la comida más importante del día más de un cuarto de millón de veces. Son demasiadas, sin lugar a dudas. Pero ¿te ha hecho cambiar algún hábito? ¿Has decidido dedicarle el tiempo que se merece y preparar el menú como si fuera, por ejemplo, la cena? Admitámoslo: no siempre desayunamos bien. Estos son cuatro errores en el desayuno.

  1. De verdad. Desayunar es bueno

Los nutricionistas no paran de decirnos que desayunar es estupendo para nivelar el azúcar en sangre y mejorar nuestro metabolismo. Por no hablar de que es la mejor manera de evitar que acabes abordando la máquina vending a media mañana o te lances sin piedad a esa caja de galletas pasadas que alguien dejó en el cajón. Si esto no es suficiente razón, he aquí la cruda realidad: saltarte el desayuno no te va a ayudar a perder peso y, además, te  estás perdiendo algunos de los beneficios. Desayunar nos ayuda a estar más sanos, a prevenir algunas enfermedades y a tener energía para encarar el día.

  1. Probablemente deberías desayunar más

El desayuno es una de comida. Repítelo. Co-mi-da. Así que si tienes planeado meterte entre pecho y espalda dos platos, un postre y (si lo incluye el menú) un café, quizá deberías valorar si esa minibarrita de aceite y un té mañanero son suficientes. Los expertos apuntan a que el desayuno debería tener más o menos el mismo aporte calórico que el resto de comidas principales.

Desayunar más para desayunar mejor
Desayunar más para desayunar mejor. / Pixabay
  1. La fórmula para el buen desayuno

Tan sencilla como la de la comida o la de la cena. Carbohidratos ricos en fibra, proteínas y grasas saludables.

  1. Desayuna y, después, toma el aperitivo

Los nutricionistas son tajantes en eso de comer algo al despertar. Tampoco es que lo tengas que hacer de forma inmediata, pero sí en las dos siguientes horas tras haberte quitado las legañas. Si no, el organismo entiende que no va a recibir energía y pone en marcha la maquinaria para ahorrar combustible.

Después, por supuesto, tómate un aperitivo. Sobre todo, si es domingo.

[Quizá te interese: Blanca y Javier nos proponen una compra cooperativa de sus bizcochos 100% caseros. Un bizcochito natural para cada día de la semana ¿Te animas?]