Dos años de comida buena

0
2508
Mercado de La Buena Vida - agricultura ecológica - alimentos artesanos, ecológicos, de proximidad, alimentos saludables

Así es el movimiento que está cambiando la comida: la comida buena

Hace dos años, en La Buena Vida quisimos aportar nuestro granito de arena a un proceso que ya estaba en marcha: recomponer el vínculo con lo que comemos. Quizá fue la crisis económica o quizá una idea que venía gestándose desde hacía mucho tiempo. El caso es que cada vez hay más gente que quiere comer de forma diferente. No sólo porque buscamos alimentos más saludables sino porque somos conscientes de los impactos ambientales, económicos y sociales relacionados con el comer. Cada vez hay más gente que no sólo quiere comer buena comida sino comida buena.

En estos dos años y 27 ediciones del mercado, en las que hemos reunido a 130 productores y unos 50.000 visitantes, La buena vida ha visto cómo el movimiento de la comida buena ha despegado en la capital, a pesar de la situación económica. Es algo que incluso reflejan las estadísticas. La Unión Europea destaca que el 80% de los europeos estamos preocupados por lo que comemos, cada vez surgen más proyectos de emprendimiento en torno a la alimentación saludable y sostenible y según la EPA, en 2014, hay cerca de un 8% más de madrileños trabajando en el sector primario, en el campo, que el año pasado. Al parecer muchos de ellos son jóvenes.

Aproximadamente un tercio de los alimentos  acaban en el cubo de basura

Es cierto que el movimiento de la comida buena está directamente relacionado con la explosión de la agricultura y ganadería ecológica – la superficie dedicada a estas actividades crece a razón de 500.000 hectáreas por año y en España hemos pasado de rozar los 4.000 a más 1,6 millones de hectáreas en apenas 20 años-, pero hay mucho más. Como consumidores, hemos reaccionado ante cifras como las que señalan que la producción de los alimentos genera casi un 30% de las emisiones de los gases de efecto invernadero en la UE o que aproximadamente un tercio de los alimentos producidos acaban en el cubo de basura.

En este contexto, surgen iniciativas como los proyectos LiveWell o los reducetarianos, que abogan por reducir nuestro consumo de carne, cuya producción tiene alto impacto ambiental y social. También se han multiplicado los grupos de consumo, han surgido  puestos y tiendas que ofrecen productos para este consumidor rebelde y consciente, y han abierto nuevos mercados que, como La buena vida, defienden la venta directa productor-consumidor. En los restaurantes y bares también se percibe un cambio, con propuestas de kilómetro cero, “de la granja a la mesa” o que solo sirven comida perfectamente comestible que otros han desechado.

El movimiento de la comida buena también se desarrolla entre fogones. Hay iniciativas que proponen al consumidor convertir su cocina en un espacio sin residuos y existe una importante corriente que defiende cocinar en casa alimentos que nos habíamos acostumbrado a comprar procesados sin preguntar. Es el caso del pan o del queso.

Lbv2

Todos estas pequeñas realidades, individuales y colectivas, están componiendo en Madrid un ecosistema diverso y cada vez más amplio que quiere comer mejor. Comer comida de la buena. Esa que es buena para todos.

El próximo jueves 5, a las 19:30, debatiremos sobre comida buena con  productores, consumidores y emprendedores que forman parte de este movimiento. Contaremos con Celsa Peiteado, responsable de agricultura de WWF; Amelia Herrero, promotora de la cooperativa ecológica Canal de Castilla; Isabel, fundadora de Chocolata; y Ramón, de Sector Eco. La cita es en Gobernador, 26 y la entrada es libre.

Este encuentro forma parte de las actividades que La buena vida ha organizado para celebrar su segundo aniversario.

——

¿Qué es La buena vida?

La buena vida es un mercado en el que los productores ofrecen directamente al consumidor sus productos ecológicos, artesanos y de proximidad sin intermediarios.  Verduras ecológicas, pan artesano, miel, conservas y embutidos caseros, cerveza artesana, vino y aceite ecológico… Desde sus inicios, quiso ser algo más que un sitio para hacer la compra y, por eso, todos los productores ofrecen tapas y raciones para degustar en la nave Impact Hub Madrid, un lugar diferente para quedar con los amigos y la familia para picar algo.  Además, como siempre, contaremos con zona infantil en la que los niños pueden incluso pintar las paredes.

¿Dónde? Impact Hub Madrid C/ Gobernador, 26 // ¿Cuándo? Sábado 7 y domingo 8. De 11 a 20 h