Aceite de oliva virgen extra, una grasa de las buenas

1
4214

Del aceite de oliva virgen extra se ha dicho de todo y, casi siempre, bueno. Incluso muchos defienden que es la grasa más saludable del mundo ¿Qué hay de cierto en ello? A juzgar por la extensa literatura científica al respecto, mucho. El aceite de oliva ayuda al organismo a proteger sus huesos, sus digestiones e incluso su estado de ánimo y le sirve de aliado frente a distintos tipos de cáncer, diabetes o enfermedades cardiovasculares. Sin duda, es una grasa de las buenas… de esas que los médicos y científicos nos recomiendan. 

Los investigadores tienen claro los efectos beneficiosos del aceite de oliva frente a la oxidación celular o estrés oxidativo, un fenómeno que provoca el envejecimiento de las células y que está detrás de muchas patologías. A ello se añade el reciente descubrimiento del oleocanthal, una misteriosa molécula que parece actuar de una manera similar al ibuprofeno, frenando los procesos inflamatorios, que también están presentes en infinidad de enfermedades. Son solo dos de los beneficios que la Ciencia ha encontrado en el llamado oro líquido. Pero hay muchos más:

Cáncer

El número de investigaciones que avalan el poder preventivo del aceite de oliva virgen extra contra el cáncer es enorme. Se ha estudiado desde el ácido oleico al escualeno, un compuesto orgánico famoso por estar presente en el aceite de hidalgo de tiburón pero que también poseen las olivas. Por el momento, los resultados conectan el consumo de aceite de oliva -mejor si es en el contexto de una dieta mediterránea- con menor incidencia de cáncer de pecho o de colon, entre otros. La relación entre aceite de oliva y los agentes cancerígenos no ha hecho más que empezar y podría tener aplicaciones no sólo en estrategias para combatir la enfermedad sino también en políticas sanitarias para prevenirla.

Enfermedades cardiovasculares

El aceite de oliva virgen extra reduce el nivel total de colesterol en sangre y, específicamente, de colesterol LDL, conocido como colesterol malo. También rebaja el número de triglicéridos. A día de hoy ninguno de estos tres compuestos, vinculados a problemas de corazón y vasculares, nos resulta ajeno. En cuanto al llamado colesterol bueno, el colesterol  asociado a la partícula HDL, el aceite de oliva no impacta en sus niveles en sangre o, en todo caso, los aumenta. Este tipo de colesterol tiene un papel protector al recoger el colesterol LDL no usado y transportarlo al hígado. 

A partir de estas conclusiones, existen diversos estudios que  concluyen que ingerir aceite de oliva puede reducir el riesgo de infarto y la presión arterial. De hecho, el consumo de aceite de oliva contribuye a mantener el corazón más joven

Diabetes

Una dieta rica en aceite de oliva, fruta, vegetales, legumbres y moderados carbohidratos -vamos, lo que viene siendo una dieta mediterránea- es una buena opción para un diabético de tipo 2 (la clase más común de esta patología). Entre otras cosas, ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre y mejora la sensibilidad a la insulina.

Huesos

Parece ser que la ingesta de aceite de oliva ayuda a mejorar la mineralización y calcificación de los huesos, al aumentar la absorción de calcio. Esto es de gran ayuda para paliar los efectos de la osteoporosis y contribuir a su prevención.

Obesidad

Aunque es cierto que el aceite de oliva es un alimento rico en calorías es también una buena ayuda para reducir los niveles de obesidad. Varias investigaciones avalan que pasarse a las grasas monosaturadas, especialmente el aceite de oliva, permite bajar peso sin ninguna otra restricción de comida o actividad física moderada (¡aunque esto siempre es recomendable!). Los investigadores incluso han concluido que el aceite de oliva tiene un efecto saciante.

El aceite de oliva virgen extra también parece ser un buen aliado frente al llamado síndrome metabólico, una explosiva combinación de obesidad, alta presión sanguínea y elevados niveles de azúcar y colesterol en sangre que puede derivar en infartos o diabetes.

Mejores digestiones

Es una de las grasas que mejor se digieren y absorben. Es más, tiene cierto efecto laxante que ayuda a combatir el estreñimiento. Al tiempo que previene la absorción de colesterol (aumentando que el bueno se lleve el malo al hígado), el aceite de oliva virgen extra ayuda a digerir mejor otros nutrientes como el hierro o el calcio y contribuye a que la vesícula se vacíe, lo cual previene la aparición de piedras. También echa una mano en su trabajo al páncreas y es un agente natural contra la bacteria responsable de gran parte de las úlceras estomacales y gastritis que padecemos casi la mitad de la población mundial. Y, además, previene el reflujo y ayuda a que te sientas lleno antes.

Memoria más joven

Se ha documentado que quienes mantienen una dieta rica en aceite de oliva tienen menos posibilidades de sufrir pérdidas de memoria u otros problemas cognitivos relacionados con la edad. Los investigadores todavía no tienen claro en qué medida ayuda pero parece probable que se deba a la acción de las grasas monoinsaturadas, que contribuirían a mantener la estructura de las células de la membrana cerebral, que incrementa la demanda de este tipo de componentes a medida que envejecemos. Esta misma línea de investigación vincula la acción del aceite de oliva con una menor incidencia de demencia y enfermedad de Alzheimer

Nos encanta el aceite de oliva virgen extra y más si es ecológico. Por eso, hemos iniciado una compra cooperativa de aceite junto a Rubén y su familia, olivareros de toda la vida en los montes de Toledo. 

1 Comentario

  1. メンズ 財布 おすすめ スーパーコピー財布 メンズ ブランド コピーhttp://activex.pt/img/clients/clients.html nnすぐにヴィトン バッグ 修理,たとき)と、彼がいかに残念言ってくれた祖父母が求めるだろう、ヴィトン バッグ 修理,ト·サンダースは、単に南西フィラデルフィアの自宅彼女の妹で、ヴィトン バッグ 修理。http://www.abcsetx.org/main_trainingcenter.php ルイヴィトン 財布 メンズスーパーコピー